Archivo de la etiqueta: Crónicas

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XIV) La Flecha de Plata

Cosecha 26

Alister se encontraba solo en mitad del campo de justas, mientras el Caballero del Espino se alejaba al galope y desaparecía de la vista, todavía con su cabeza en la mano. Tras unos segundos de silencio anonadado, el lugar volvió a la vida en una explosión de murmullos y cuchicheos. Sir Matthew Corven se acercó a Sir Alister, que le sacaba una cabeza de altura. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XIV) La Flecha de Plata

Anuncios

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XIII) La Gran Final

La criatura que había sido Balkan el Fuerte estaba muerta. Daerwen le había atravesado la columna vertebral… si es que un ser semejante tenía una.

A su alrededor, los guardias y caballeros de la ciudad habían conseguido por fin formar un círculo, ocultándola de la vista de la población que lentamente iba regresando al lugar, con el miedo superado por la curiosidad. Stephan contemplaba a la criatura con el odio en la mirada, junto a su Ithandir, que seguía imperturbable como si su rostro fuera una máscara de piedra.

Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XIII) La Gran Final

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XII) Balkan

Cosecha 26

Junto al cuerpo de Grugnir, Lomborth rezaba a Dumathoin para que conservara las fuerzas de su compañero caído. Las heridas dejadas por los filos de Rashid se habían cerrado, pero el veneno seguía en su interior, haciendo estragos. Con la llegada del alba, suplicaría al Señor de los Secretos Bajo la Montaña que le permitiera ralentizar los efectos de la ponzoña, pero hasta entonces, el enano pícaro estaba a merced del Forjador de Almas. Afortunadamente, el veneno no resultó fulminante, sino que parecía actuar a largo plazo. Aquello confirmaba del todo lo que le había ocurrido a Eadric Tam, que sin duda había sido víctima del mismo deshonorable truco. ¿Pero por qué motivo envenenar a Tam durante el torneo? Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XII) Balkan

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XI) Espadas Curvas a la Luz de la Luna

Cosecha 25

El Caballero del Espino se dirigió directamente a los Campos de Dorvannen; había llegado a la ciudad justo a tiempo para participar en las justas que iban a empezar aquella misma tarde. No dirigió una palabra a nadie, y el revuelo causado por la llegada del misterioso caballero no tardó en disiparse en cuanto se anunció el comienzo de los combates de cuarto de final. Los ocho combatientes que permanecían en juego se reunieron junto a las lonas, dispuestos a batirse el cobre por segunda vez en un mismo día. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XI) Espadas Curvas a la Luz de la Luna

Crónicas de Alasia, Libro 2: (X) El Caballero del Espino

Cosecha 24

Eadric Tam fue llevado a las tiendas donde se atendían a los heridos. El hombre estaba inconsciente tras su combate con Shelain, y la elfa fue allí para comunicar sus sospechas a los acólitos. Pero nadie había vuelto a ver a Rashid de Belayne desde el final de su combate con Tam. Mientras tanto, en la lona se encontraban dos contendientes que parecían dos caras opuestas de una misma moneda. Nelkur, el semiorco albino, hacía crujir sus nudillos con expectación. Al otro lado, Liotan realizó breves ejercicios de calentamiento antes de adoptar una postura formal y saludar a su rival con una inclinación de cabeza. Nelkur gruñó por toda respuesta.  Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (X) El Caballero del Espino

Crónicas de Alasia, Libro 2: (IX) Brujos y Guerreros

Cosecha 24

Las festividades avanzaban entre una algarabía generalizada en la ciudad de Nueva Alasia. Para la gran mayoría de sus habitantes, era la primera vez que tenían ocasión de presenciar cosas de las que solo habían oído hablar en cuentos de viejas y relatos de juglar, cosas sobre las que hablarían el resto de sus vidas. Los combates cuerpo a cuerpo acababan de enfrentar a luchadores de una gran maestría, y ahora, con la llegada de la tarde, la muchedumbre se congregaba para ver como magos y hechiceros hacían lo propio, a su manera única: el forcejeo arcano. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (IX) Brujos y Guerreros

Crónicas de Alasia, Libro 2: (VIII) Duelos y Desafíos

Cosecha 24

La segunda ronda de duelos empezó a primera hora de la mañana siguiente. Odalric de Orm se enfrentó a Able Konrad en el primer combate. El combate parecía decidido desde el principio. Orm era un caballero de cierta experiencia, y como miembro de la alta nobleza había sido entrenado para la lucha desde una tierna edad. En cambio, Konrad era otro de los aspirantes con suerte que había superado primero la eliminatoria, y luego la primera ronda al encontrarse con otro rival de su misma escasa experiencia. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (VIII) Duelos y Desafíos

Crónicas de Alasia, Libro 2: (VII) Muchos Encuentros

Cosecha 23

El salón principal del Hacha y el Suspiro se había despejado de mesas y sillas, dejando un espacio vacío en el centro. Aquella tarde, después de la larga serie de combates de la mañana, estaba concebida como un festejo, y su espectáculo central era el desafío bárdico que estaba a punto de tener lugar. Era un concurso informal que se había montado semi-espontáneamente a instancias de Gorstan. Siendo los principales huéspedes del posadero quienes eran, no era extraño que muchos de los que se habían presentado salían de las filas de los aventureros. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (VII) Muchos Encuentros

Crónicas de Alasia, Libro 2: (VI) Sangre en la Lona

Cosecha 23

Ajena a la amenaza que había recibido Adavia, la ciudad despertó ansiosa. Hoy empezaban los duelos singulares, y desde primera hora la muchedumbre se había agolpado en los Campos de Dorvannen para coger un buen lugar desde el que ver los combates. Las eliminatorias habían separado el grano de la paja en gran medida, pero ahora la cosa se ponía seria de verdad. Elian Arroway se había ofrecido para vigilar a los participantes, empleando conjuros de detectar magia para asegurarse que todo el mundo jugaba limpio. Cuando sonaron las cornetas de los heraldos anunciando el comienzo del primer combate, la multitud expectante se sumió en el silencio, y para muchos, el verdadero Torneo de Roca Blanca empezó entonces. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (VI) Sangre en la Lona

Crónicas de Alasia, Libro 2: (V) El Corredor de los Audaces

Cosecha 22

Aquella tarde no había combates. La mayoría de guerreros que habían participado en la fase preliminar estaban o bien descansando y preparándose para los duelos del día siguiente, o recuperándose de los golpes y contusiones en las tiendas habilitadas para ello, al cuidado de sanadores, herbolarios y de los acólitos del padre Justin. Pero la ávida población de Nueva Alasia no se había quedado sin entretenimiento, pues los hombres del Barón por fin habían desvelado el Corredor de los Audaces, una gran estructura montada en la plaza principal y que había estado cubierta por lonas hasta entonces. Aquella era una prueba informal, diseñada para poner en prueba el valor, la destreza y la sangre fría de los participantes. Los mejores ingenieros de la ciudad habían trabajado en secreto en su creación, como lo atestiguaban las poleas, cadenas y engranajes que crujían y rechinaban al poner en marcha los múltiples mecanismos. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (V) El Corredor de los Audaces