Archivo de la etiqueta: Alasia

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXXV) El Pico del Águila

EXPLORADORES DE WILWOOD

Elian Arroway, mago abjurador de la Sangre del León

Shelaiin Liadiir, guerrera elfa de la Casa Liadiir, hija del Ithandir Sovieliss

Gaul, iniciado druida semiorco proveniente de Dun Emain

Tarkathios, guerrero de brazo tatuado kurathi con misteriosos poderes

Quarion, arquero, cazador y rastreador elfo de los bosques

Ephraim, médico errante y clérigo de Barin, dios de los ladrones

ESCUDOS DE PIEDRA

Tobruk, enano ex-esclavo convertido en un furioso luchador

Lomborth Barbazul, enano de las montañas discípulo de Dumathoin

Grugnir, enano bribón y astuto poco amigo de los compromisos

Sarthorn, veterano ballestero enano curtido en la Grieta del Trueno

Caellum, cerrajero enano que empieza a descubrir un misterioso don

Escudo 23

El Pico del Águila se alzaba ante ellos, más cercano e imponente a cada paso que daban. Era como un inmenso colmillo de roca desnuda, que se alzaba unos 2000 pies por encima de las colinas sobre las que dominaba. Se trataba de una punta rocosa y escarpada, y en su cima se veían revolotear, diminutas desde la distancia, las aves que le daban nombre.  Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXXV) El Pico del Águila

Anuncios

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXXIV) Los Nueve Barones de la Fama

EXPLORADORES DE WILWOOD

Elian Arroway, mago abjurador de la Sangre del León

Shelaiin Liadiir, guerrera elfa de la Casa Liadiir, hija del Ithandir Sovieliss

Gaul, iniciado druida semiorco proveniente de Dun Emain

Tarkathios, guerrero de brazo tatuado kurathi con misteriosos poderes

Quarion, arquero, cazador y rastreador elfo de los bosques

Ephraim, médico errante y clérigo de Barin, dios de los ladrones

ESCUDOS DE PIEDRA

Tobruk, enano ex-esclavo convertido en un furioso luchador

Lomborth Barbazul, enano de las montañas discípulo de Dumathoin

Grugnir, enano bribón y astuto poco amigo de los compromisos

Sarthorn, veterano ballestero enano curtido en la Grieta del Trueno

Caellum, cerrajero enano que empieza a descubrir un misterioso don

Escudo 23

Las diez estatuas se alzaban como guardianas del paso entre dos abruptas colinas. Bajo el sol de la mañana, el mármol policromado parecía refulgir con un aura dorada que dotaba a las grandes efigies de una presencia casi sobrenatural. A los pies del impresionante monumento, la compañía observó los rostros de los Barones, los más célebres personajes de la historia y las leyendas de Alasia. Si las noticias de un lugar como aquel llegaban hasta la ciudad, aquel emplazamiento podía llegar a convertirse en un importante centro de peregrinaje, una fuente de esperanza. Los compañeros se esforzaban en recordar los detalles de las canciones de los bardos y los cuentos populares, para intentar asociar un nombre a cada uno de ellos. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXXIV) Los Nueve Barones de la Fama

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXXIII) La Bestia

LOS MAPEADORES DEL NORTE

Thaena Sveinsdóttir, guerrera y exploradora korrwyf con sangre de gigantes

Qain’naan, monje enoquiano seguidor de la senda del Fantasma Hambriento

Petrus Cornelius Faust, alquimista andmar recién llegado a Alasia

Assata Silil, conjuradora kushita acompañada de su eidolon panteriforme Shakar

Fray Dervan Oban, clérigo itinerante y bonachón de Uriel

Escudo 1

La lectura de los Discos de Plata apartó por unos momentos la mente de los compañeros del misterio de Crawford Manor. ¡Aquello era un descubrimiento que se remontaba a los días de la Guerra de la Sombra! Su autor, Magius de Grimhold, relataba de primera mano la Caída de Sartia, que sumió al mundo en quinientos años de edad oscura. Y sus palabras parecían presagiar que eran muchas las cosas que en la actualidad se desconocían sobre el Reino Perdido y su devastación. ¿A qué misteriosos aliados se refería? ¿Cual fue la traición de los sartianos? ¿Qué intentaba Magius hacer con el Cuerno de Brân? Y sobre todo… ¿donde se encontraba el castillo de Grimhold que mencionaba? Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXXIII) La Bestia

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXXII) Sombras Bajo Tierra

LOS MAPEADORES DEL NORTE

Thaena Sveinsdóttir, guerrera y exploradora korrwyf con sangre de gigantes

Qain’naan, monje enoquiano seguidor de la senda del Fantasma Hambriento

Petrus Cornelius Faust, alquimista andmar recién llegado a Alasia

Assata Silil, conjuradora kushita acompañada de su eidolon panteriforme Shakar

Fray Dervan Oban, clérigo itinerante y bonachón de Uriel

Escudo 1

Las escaleras que partían del falso sarcófago de Sir Bertram eran estrechas y empinadas, casi más una escala de mano que verdaderos peldaños. Descendían entre la roca viva de la colina sobre la que se alzaba Crawford Manor, y Thaena, que iba en cabeza, tuvo problemas para encogerse y hacer pasar su gran estatura por aquel angosto acceso. Al pie de las escaleras, unos veinte metros más abajo, les aguardaba una cámara cavernosa lanceada por incontables estalactitas y estalagmitas, que surgían del suelo o se cernían en el techo como las fauces de alguna criatura que ha permanecido hambrienta demasiado tiempo. Una leve corriente de aire provenía del este, donde se abría un oscuro túnel.  Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXXII) Sombras Bajo Tierra

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXXI) Restos de una Antigua Gloria

EXPLORADORES DE WILWOOD

Elian Arroway, mago abjurador de la Sangre del León

Shelaiin Liadiir, guerrera elfa de la Casa Liadiir, hija del Ithandir Sovieliss

Gaul, iniciado druida semiorco proveniente de Dun Emain

Tarkathios, guerrero de brazo tatuado kurathi con misteriosos poderes

Quarion, arquero, cazador y rastreador elfo de los bosques

Ephraim, médico errante y clérigo de Barin, dios de los ladrones

ESCUDOS DE PIEDRA

Tobruk, enano ex-esclavo convertido en un furioso luchador

Lomborth Barbazul, enano de las montañas discípulo de Dumathoin

Grugnir, enano bribón y astuto poco amigo de los compromisos

Sarthorn, veterano ballestero enano curtido en la Grieta del Trueno

Caellum, cerrajero enano que empieza a descubrir un misterioso don

Escudo 19

Los dos días después de abandonar la cueva de Herne el Cazador transcurrieron como un borrón de marchas forzadas, de abrirse paso por la maleza densa incluso a machetazos, en un intento desesperado por cubrir las millas de bosque inexplorado que les separaban del viejo camino. En sus anteriores exploraciones habían divisado en la distancia una sierra de colinas, en las que un pico solitario destacaba prominentemente sobre las demás. Si aquel era el Pico del Águila, llegar hasta él sería el primer paso para hallar la guarida del Espíritu Lobo. Y debían hacerlo corriendo contra el inexorable paso del tiempo. El camino les permitiría avanzar con mucha mayor velocidad, y lo que era más importante aún, con menos posibilidades de perderse. Solo cabía rezar porque el camino siguiera manteniendo el mismo rumbo y no virara más adelante para alejarles de su destino. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXXI) Restos de una Antigua Gloria

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXX) Cuervos Muertos

LOS MAPEADORES DEL NORTE

Thaena Sveinsdóttir, guerrera y exploradora korrwyf con sangre de gigantes

Qain’naan, monje enoquiano seguidor de la senda del Fantasma Hambriento

Petrus Cornelius Faust, alquimista andmar recién llegado a Alasia

Assata Silil, conjuradora kushita acompañada de su eidolon panteriforme Shakar

Fray Dervan Oban, clérigo itinerante y bonachón de Uriel

Escudo 1

La búsqueda del viejo Waldron fue completamente infructuosa. El anciano parecía haberse desvanecido por completo. En la mente de todos pendía la posibilidad de encontrar su cadáver, una nueva víctima de la maldición de Crawford Manor… o del asesino que se ocultaba entre ellos. Pero no apareció ningún cuerpo, ni ningún rastro del viejo jardinero. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXX) Cuervos Muertos

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXIX) El Vuelo de la Flecha

EXPLORADORES DE WILWOOD

Elian Arroway, mago abjurador de la Sangre del León

Shelaiin Liadiir, guerrera elfa de la Casa Liadiir, hija del Ithandir Sovieliss

Gaul, iniciado druida semiorco proveniente de Dun Emain

Tarkathios, guerrero de brazo tatuado kurathi con misteriosos poderes

Quarion, arquero, cazador y rastreador elfo de los bosques

ESCUDOS DE PIEDRA

Tobruk, enano ex-esclavo convertido en un furioso luchador

Lomborth Barbazul, enano de las montañas discípulo de Dumathoin

Grugnir, enano bribón y astuto poco amigo de los compromisos

Sarthorn, veterano ballestero enano curtido en la Grieta del Trueno

Caellum, cerrajero enano que empieza a descubrir un misterioso don

Escudo 16

El silencio se hizo en la Cueva de Herne tras las palabras del anciano de rostro súbitamente cansado. Solo el borboteo de la pequeña cascada llenaba el aire. La revelación que acababa de hacer fue calando poco a poco en los aventureros. Sus repercusiones eran enormes. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXIX) El Vuelo de la Flecha

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXVIII) Herne el Cazador

EXPLORADORES DE WILWOOD

Elian Arroway, mago abjurador de la Sangre del León

Shelaiin Liadiir, guerrera elfa de la Casa Liadiir, hija del Ithandir Sovieliss

Gaul, iniciado druida semiorco proveniente de Dun Emain

Tarkathios, guerrero de brazo tatuado kurathi con misteriosos poderes

Quarion, arquero, cazador y rastreador elfo de los bosques

ESCUDOS DE PIEDRA

Tobruk, enano ex-esclavo convertido en un furioso luchador

Lomborth Barbazul, enano de las montañas discípulo de Dumathoin

Grugnir, enano bribón y astuto poco amigo de los compromisos

Sarthorn, veterano ballestero enano curtido en la Grieta del Trueno

Caellum, cerrajero enano que empieza a descubrir un misterioso don

Escudo 10

Ephraim estaba en la plaza de Lindar, recogiendo su pequeño puesto de médico ambulante, cuando les vio llegar. Cruzaron la puerta de la empalizada de madera con el sol del ocaso, como una visión surgida de un cantar de antaño. Un grupo de hombres, elfos y enanos, armados y pertrechados para la guerra. Incluso había un medio orco entre ellos. Mostraban las marcas de heridas aún recientes, signos de alguna épica batalla librada no mucho tiempo atrás. Aún sin haberlos visto nunca, Ephraim supo quienes eran.  Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXVIII) Herne el Cazador

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXVII) El Reposo de Vonkar

LOS PORTADORES DEL AMULETO

Sir Alister Norff, Caballero Protector del Reino Perdido

Adavia Morthelius, hechicera e Iniciada Dra’gashi

Shahin ibn Shamal, Magus Sûlita heredero del Viento

Ealgar Caul, Escudero de Sir Alister de la sangre del León

Ponto Overhill, Bardo Mediano

Namat, Sacerdote de Valkar, Padre de la Batalla

Escudo 10

Era ya de noche en el Árbol Hueco, la única posada del pueblo de Lindar, cuando Oren Vaymin terminó de tatuar a Sir Alister. Desde que habían llegado al lugar, dos días atrás, el gharadrim había ocupado la mayor parte del tiempo entregado a dicha tarea. Ahora, las palmas de ambas manos del fornido caballero mostraban sendos ojos tatuados en tinta púrpura, y rodeados de intrincados y laberínticos patrones en espiral. Concentrarse en uno de ellos, dijo el Guardián de Ravengrim, lo activaría, permitiéndo a Sir Alister “ver sin ver” durante una hora aproximadamente. Eso borraría el tatuaje, y por tanto era perentorio que los reservara para cuando realmente fueran necesarios, según les advirtió Vaymin. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXVII) El Reposo de Vonkar

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXVI) El Tenebrarium

Escudo 8

Gaul corría espada en mano hacia el interior de la iglesia cubierta de musgo, seguido de cerca por Lomborth, para alertar a sus compañeros de que algo no iba bien en aquel lugar, cuando escuchó el sonido del derrumbe.

Elian se acercó con cuidado al borde del agujero dejado por la caída de sus compañeros, para ver si seguían con vida. Estaba pronunciando las palabras de un conjuro de luz que les iluminara en la oscuridad, cuando el amasijo verde empezó a moverse. Lo que al principio había parecido una alfombra de musgo, hongos y setas se agitó y cobró vida, empezando a reptar por el suelo de la antigua iglesia y desprendiendo el hedor de la descomposición. No había sido ningún animal lo que había sembrado el lugar de huesecillos. La masa reptante se dividió en dos con un sonido nauseabundo, con cada mitad avanzando hacia el grupo por uno de los lados del agujero del suelo. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XXVI) El Tenebrarium