Archivo de la etiqueta: Alasia

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XVIII) Un Aciago Encuentro

LOS PORTADORES DEL AMULETO

Sir Alister Norff, Caballero Protector del Reino Perdido

Adavia Morthelius, hechicera e Iniciada Dra’gashi

Shahin ibn Shamal, Magus Sûlita heredero del Viento

Ealgar Caul, Escudero de Sir Alister de la sangre del León

Ponto Overhill, Bardo Mediano

Namat, Sacerdote de Valkar, Padre de la Batalla

Escudo 3

Adavia relató a sus compañeros el juego de preguntas y respuestas que había practicado con Paenadron, el guardián faérico de las fuentes del Aguasverdes, sin entrar en detalles sobre el resto de cosas que había practicado con él. Paenadron conocía la existencia del Portal de los Lamentos, y parecía conocer el lugar desde antes de que se convirtiera en un agujero infernal de maldad y corrupción, cuando los hombres santos de la antigua Alasia lo ocupaban. El sátiro le contó que había sido testigo de la ocupación del lugar por los “siervos del Señor de la Sangre, del Príncipe de los Muertos Andantes”. Aquello era una referencia indudable al archidemonio Orcus y sus sectarios, que habían profanado el Valle de los Santuarios y dejado glifos de salvaguarda para proteger el acceso al Portal, y campeones como el terrible Draeglor.  Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XVIII) Un Aciago Encuentro

Anuncios

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XVII) Los Portadores Cabalgan de Nuevo

LOS PORTADORES DEL AMULETO

Sir Alister Norff, Caballero Protector del Reino Perdido

Adavia Morthelius, hechicera e Iniciada Dra’gashi

Shahin ibn Shamal, Magus Sûlita heredero del Viento

Ealgar Caul, Escudero de Sir Alister de la sangre del León

Ponto Overhill, Bardo Mediano

Namat, Sacerdote de Valkar, Padre de la Batalla

Cosecha 28

El amanecer del nuevo día sorprendió a los Portadores del Amuleto en los establos del Hacha y el Suspiro, ultimando los preparativos para su nueva expedición. Tras el Concilio del Barón, su misión debía ser retomada sin demora. El Amuleto debía ser destruido, y no había manera de saber cuan fuerte se habría hecho su Voluntad después de su encierro en el castillo. Pero la compañía había cambiado tras el combate entre Alister y Shahin, y tras las revelaciones del Concilio. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XVII) Los Portadores Cabalgan de Nuevo

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XVI) El Concilio de Stephan

Cosecha 27

Cayó la noche, y con ella se ponía fin a una semana de fiestas, emociones y acontecimientos que quedarían grabados en la imaginación popular probablemente durante décadas. El Torneo de Roca Blanca había concluido, y había traído consigo más consecuencias de las que nadie había podido imaginar. El día siguiente, el curso de la vida reiniciaría su normalidad. Los campesinos volverían a trabajar los campos y los granjeros regresarían a sus tierras. Los nobles volverían a sus mansiones con sus séquitos, y los extranjeros partirían hacia sus lejanas tierras. Pero para algunos de sus protagonistas más destacados, aún quedaba una última cosa por hacer. El Barón Stephan había convocado un concilio secreto para tratar todos los problemas que se cernían sobre Nueva Alasia, y las compañías aventureras habían sido invitadas a participar en él. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XVI) El Concilio de Stephan

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XV) El Juicio de los Dioses

Cosecha 27

Las noticias de que Jack Morden no había sido apresado no fueron del agrado del Capitán Geraint. El hombre se había tomado la captura del proscrito como algo personal desde que éste matara a varios de sus hombres durante su fuga de las mazmorras del castillo, y ni siquiera la revelación de que el arquero que había amenazado la vida del Barón no era Morden sirvió para convencerle de que el lindareño no era parte implicada en ello. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XV) El Juicio de los Dioses

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XIV) La Flecha de Plata

Cosecha 26

Alister se encontraba solo en mitad del campo de justas, mientras el Caballero del Espino se alejaba al galope y desaparecía de la vista, todavía con su cabeza en la mano. Tras unos segundos de silencio anonadado, el lugar volvió a la vida en una explosión de murmullos y cuchicheos. Sir Matthew Corven se acercó a Sir Alister, que le sacaba una cabeza de altura. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XIV) La Flecha de Plata

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XIII) La Gran Final

La criatura que había sido Balkan el Fuerte estaba muerta. Daerwen le había atravesado la columna vertebral… si es que un ser semejante tenía una.

A su alrededor, los guardias y caballeros de la ciudad habían conseguido por fin formar un círculo, ocultándola de la vista de la población que lentamente iba regresando al lugar, con el miedo superado por la curiosidad. Stephan contemplaba a la criatura con el odio en la mirada, junto a su Ithandir, que seguía imperturbable como si su rostro fuera una máscara de piedra.

Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XIII) La Gran Final

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XII) Balkan

Cosecha 26

Junto al cuerpo de Grugnir, Lomborth rezaba a Dumathoin para que conservara las fuerzas de su compañero caído. Las heridas dejadas por los filos de Rashid se habían cerrado, pero el veneno seguía en su interior, haciendo estragos. Con la llegada del alba, suplicaría al Señor de los Secretos Bajo la Montaña que le permitiera ralentizar los efectos de la ponzoña, pero hasta entonces, el enano pícaro estaba a merced del Forjador de Almas. Afortunadamente, el veneno no resultó fulminante, sino que parecía actuar a largo plazo. Aquello confirmaba del todo lo que le había ocurrido a Eadric Tam, que sin duda había sido víctima del mismo deshonorable truco. ¿Pero por qué motivo envenenar a Tam durante el torneo? Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XII) Balkan

Crónicas de Alasia, Libro 2: (XI) Espadas Curvas a la Luz de la Luna

Cosecha 25

El Caballero del Espino se dirigió directamente a los Campos de Dorvannen; había llegado a la ciudad justo a tiempo para participar en las justas que iban a empezar aquella misma tarde. No dirigió una palabra a nadie, y el revuelo causado por la llegada del misterioso caballero no tardó en disiparse en cuanto se anunció el comienzo de los combates de cuarto de final. Los ocho combatientes que permanecían en juego se reunieron junto a las lonas, dispuestos a batirse el cobre por segunda vez en un mismo día. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XI) Espadas Curvas a la Luz de la Luna

Crónicas de Alasia, Libro 2: (X) El Caballero del Espino

Cosecha 24

Eadric Tam fue llevado a las tiendas donde se atendían a los heridos. El hombre estaba inconsciente tras su combate con Shelain, y la elfa fue allí para comunicar sus sospechas a los acólitos. Pero nadie había vuelto a ver a Rashid de Belayne desde el final de su combate con Tam. Mientras tanto, en la lona se encontraban dos contendientes que parecían dos caras opuestas de una misma moneda. Nelkur, el semiorco albino, hacía crujir sus nudillos con expectación. Al otro lado, Liotan realizó breves ejercicios de calentamiento antes de adoptar una postura formal y saludar a su rival con una inclinación de cabeza. Nelkur gruñó por toda respuesta.  Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (X) El Caballero del Espino

Crónicas de Alasia, Libro 2: (IX) Brujos y Guerreros

Cosecha 24

Las festividades avanzaban entre una algarabía generalizada en la ciudad de Nueva Alasia. Para la gran mayoría de sus habitantes, era la primera vez que tenían ocasión de presenciar cosas de las que solo habían oído hablar en cuentos de viejas y relatos de juglar, cosas sobre las que hablarían el resto de sus vidas. Los combates cuerpo a cuerpo acababan de enfrentar a luchadores de una gran maestría, y ahora, con la llegada de la tarde, la muchedumbre se congregaba para ver como magos y hechiceros hacían lo propio, a su manera única: el forcejeo arcano. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (IX) Brujos y Guerreros