Joyas del pasado: los central casting de jennell jaquays

Vamos a intentar darle un poco de caña al blog, que lo tengo un poco abandonado últimamente al pobre, y para hacerlo me he lanzado con un poco más de arqueología rolera. Me parece interesante reivindicar productos del pasado que, lejos de quedar obsoletos, creo que pueden seguir aportando algo de valor al rol.

En este caso he estado revisando una serie de suplementos cuya función principal es la de ayudarnos a crear un trasfondo rico y detallado para nuestros personajes, y dotarles de personalidad y vida propia. Se trata de Central Casting, una colección de suplementos publicados por la editorial Task Force Games a finales de los ochenta, y escritos por una de las autoras a mi parecer más injustamente olvidadas del mundo del rol: Jennell Jaquays. 



Jaquays es sin duda uno de los grandes nombres del rol de los años 80 y 90, aunque por aquel entonces aún firmaba con su nombre de nacimiento, Paul, y es posible que a muchos lectores es como les sea más conocida. Ha ejercido como diseñadora de rol y videojuegos, ilustradora, portadista y creadora de aventuras geniales como Dark Tower y The Caverns of Thracia (a ella debemos el concepto de “jaquaying the dungeon”, popular entre los aficionados a la OSR). Se trata, pues, de una autora que ha aportado contribuciones muy destacables a esta afición y que ayudó a dibujar el panorama rolero de una generación.

¿Y qué nos ofrece este Central Casting del que hablamos hoy? Pues son una serie de suplementos, neutrales en cuanto a sistema de juego, que nos permiten crear el trasfondo, origen, vida previa y rasgos de personalidad de un personaje partiendo de cero. Jaquays escribió tres de estos libros (con la ayuda de la que entonces era su esposa, Ruta), cada uno centrado en un género concreto: Heroes of Legend, para la fantasía; Heroes of Tomorrow, para la ciencia ficción; y Heroes Now, para ambientaciones contemporáneas. Existe un cuarto libro en la serie, Dungeons, pero amén de estar escrito por otro autor, Robert Sassone, se desvía del concepto original y ya no se centra en perfilar personajes sino en la creación y el diseño de mazmorras. 

Central Casting está organizado en base a algo que a muchos les produce urticaria: las tablas. Yo no me incluyo entre ellos, como bien sabréis, y en productos como éste aún menos. Se trata de una serie de herramientas que podemos utilizar como mejor veamos: lo podemos usar tal cual se indica en el libro, tirando todo aleatoriamente y pasando de una sección a otra siguiendo las instrucciones, o lo podemos ver como un enorme buffet libre de ideas y conceptos para cuando la imaginación flojea o estamos buscando algo que haga de nuestro personaje un poco más único o distintivo. 

Creo que la mejor manera de ilustrar el funcionamiento de estos libros será con un ejemplo, así que voy a dar algo de cariño a mis dados en estos tiempos de rol online y voy a usar Heroes of Legend para generar el trasfondo de un PJ para mi mundo de Valorea partiendo de una tabula rasa, sin la menor idea preconcebida. Voy a ir comentando el proceso por encima, y al final intentaré usar todo lo obtenido para darle forma al personaje. ¡Vamos a ver qué nos sale!

Si no tenemos raza elegida, empezamos por tirarla aleatoriamente, y en mi caso sale humano. Sus circunstancias de nacimiento también se generan del mismo modo, y nos da un personaje salido de una cultura nómada, de familia bienestante y que en el entorno de campaña será percibido como un forastero llegado a la región ya de adulto. Creo que una buena opción dentro de Valorea sería el pueblo Wokani, una orgullosa confederación de tribus de las praderas rodeados de reinos más “civilizados” con ansias colonizadoras. 

Genero también los detalles sobre los miembros de su familia, y obtengo resultados bastante interesantes. El padre del PJ tuvo una vida movida y azarosa que no terminó bien, y su madre era una sacerdotisa. Dado que los Wokani no tienen de eso, y solo tienen shamanes, decido que la madre era una “pielblanca” y por tanto el personaje es un mestizo. Todos estos resultados pueden asignar modificadores a tiradas posteriores, y eso es una constante a lo largo del libro. 

Después el manual me dirige al apartado de vivencias de niñez y adolescencia, y ahí es cuando las cosas se complican para este personaje, al que en mi mente ya he empezado a llamar Bidziil. A los 4 años sobreviene la tragedia: toda la tribu es aprisionada, esclavizada o asesinada. El personaje escapa a ese destino gracias a su madre. A los 6 años se inventa un amigo imaginario. A los 12 su madre muere y se queda huérfano. No podrá heredar su casa y sus tierras hasta que no haya vengado a su tribu. Años después visitó la tumba de su madre y la encontró vacía. Empieza su vida de aventurero tarde, a los 28. 

Llegado a la edad adulta, Bidziil encuentra el amor a los 21 años. Decido tirar aleatoriamente la sexualidad del personaje (eso no viene en el libro, es cosa mía), y sale heterosexual. Las tablas me indican que su enamorada resulta excepcional, teniendo 2 rasgos destacables: una apariencia extremadamente atractiva (como dijo una de las pelirrojas más famosas de los cómics, “you just hit the jackpot!”), y además es hermana de uno de los amigos o futuros compañeros de grupo del personaje. Durante su romance ocurrieron 2 eventos: la amada inspiró un gran logro en el personaje; y a los 28 la amada debe marcharse lejos para un servicio militar.

Finalmente, paso a desarrollar la personalidad de Bidziil, y cuales son sus valores y principios, lo que al final del proceso también nos dirá cual es la moralidad (o alineamiento) más probable del personaje. Me sale que su persona más apreciada es su amada, además a un nivel obsesivo. Su posesión más apreciada es un bote, y decido que será el pequeño bote en el que escapó a la masacre de su tribu. Y su abstracción más apreciada es la amistad y la lealtad a sus amigos. 

En cuanto a rasgos de personalidad, nos sale que el personaje es benévolo y gentil, emocional y en último lugar nos aparece un rasgo exótico, que en su caso se traduce en un trastorno mental: alucinaciones. 

Con todos estos ingredientes, empiezo a tener una buena idea de quien es el personaje que ha aparecido de la nada ante mis ojos:

Bidziil nació en una tribu Wokani de las llanuras, en lo que el resto del mundo llama los Reinos Bárbaros. Su padre Ahtosaan era uno de los mejores guerreros de la tribu, y su madre, Ligeia, casada en segundas nupcias, era una pielblanca de Aquila, antaño fue una aventurera, una acólita de alguno de los dioses de los moradores de las piedras. Cuando Bidziil aún era un bebé, Ahtosaan y algunos de los guerreros de la tribu buscaron fortuna uniéndose a un gremio aquiliano de mercaderes como guardias de caravanas. Desafortunadamente, el gremio era una tapadera para una operación colonial que buscaba erradicar a las tribus Wokani del noroeste y quedarse sus tierras. Fueron derrotados por una coalición de tribus, pero Ahtosaan fue capturado, sometido a torturas y marcado como traidor. Eso dejó al pequeño Bidziil el doble estigma de ser mestizo e hijo de un traidor.

A los 4 años sobrevino la tragedia. Una fuerza aquiliana más poderosa, esta vez apoyada por el rey, arrasó con la tribu en represalia por la derrota anterior. Todos los suyos murieron o fueron capturados como esclavos. Su madre escapó a esa suerte por ser una mujer blanca, y logró sacar a Bidziil de la masacre montándolo en un bote y soltándolo río abajo, rezando a su dios para que llegara hasta la cabaña donde vivía el tío abuelo del niño, Sicheii, un shamán ermitaño. 

Ligeia logró reunirse con su hijo más tarde, y siguieron viviendo en la cabaña de Sicheii aún después del fallecimiento de este. Durante su solitaria niñez Bidziil tuvo un amigo imaginario, un lobo parlante llamado Kalak. Él creía que era un espíritu de los que le había hablado su tío abuelo, sin saber que sólo existía en su mente. 

Ligeia murió de fiebres cuando Bidziil tenía 12 años. En su lecho de muerte, le hizo jurar a su hijo que no podría heredar las armas y las tierras de su padre, ni regresar a su hogar ancestral, hasta que hubiera vengado a su tribu. Después de eso, el joven vivió largo tiempo solo, convirtiéndose en adulto y subsistiendo con sus habilidades de cazador, ofreciendo a menudo sus servicios como guía y rastreador a las expediciones de pielesblancas que frecuentemente se adentraban en aquellas tierras ahora salvajes. 

Fue en una de esas expediciones cuando conoció al amor de su vida, Alhana, una joven maga de batalla andmar de una belleza excepcional. Ella y su hermano Aldus formaban parte de una expedición en busca de unas ruinas ancestrales, y Bidziil fue contratado para guiarles. Durante el peligroso viaje ambos se enamoraron, y Alhana se quedó a su lado en lugar de regresar a su tierra natal. Vivieron siete años de felicidad y de un amor sin límite, hasta que ella fue llamada a filas. Como maga de batalla, estaba obligada a presentarse si los ejércitos de Andmar se movilizaban. Ella le prometió que regresaría al terminar el año de servicio obligatorio, y que se mantendría en contacto con él en todo momento. Pero ninguna de las dos cosas ocurrieron, ante la desesperación y la impotencia de Bidziil. 

Y cuando después de tantos años visitó de nuevo la tumba de su madre, buscando consuelo, la encontró vacía. 

Incapaz de perder a la única persona que le quedaba en la vida, Bidziil recogió sus escasas pertenencias y abandonó el único mundo que había conocido en busca de su amada perdida. Y ahí es cuando empezaron sus aventuras. 

A pesar de lo dura que ha sido su vida, Bidziil es un gigante bondadoso, una persona de carácter afable, gentil y benévolo. Aunque es cazador detesta la violencia innecesaria. Es también extremadamente emocional; al contrario que la mayoría de los Wokani, no hace el menor esfuerzo por evitar demostrar sus sentimientos abiertamente, y estos suelen ser claramente visibles en su rostro y en su comportamiento. Sin embargo, tantas pérdidas han tenido un efecto traumatizante en su mente; además de su obsesión por reunirse con Alhana, que es sobre lo que gira su vida entera, tiene un trastorno alucinatorio, que él achaca al mundo de los espíritus. Su viejo amigo Kalak se le aparece de vez en cuando, y a veces también habla con el “espíritu” de Alhana, que le visita a menudo y no siempre en los momentos más oportunos. 

Pues este es el personaje que se ha generado mediante este Central Casting. Un “noble salvaje”, un cazador leal y gentil y ligeramente trastornado, obsesionado por encontrar a su amor perdido. Sinceramente es un personaje que me encantaría interpretar en una campaña o incluso escribir sobre él, y lo he creado de cero mediante el azar, simplemente combinando de forma lógica o interesante los ingredientes que las tablas me han proporcionado. 

Visto lo visto, creo que incluso a día de hoy la serie Central Casting sigue siendo una fuente genial de inspiración para crear nuestros personajes o dotarles de vida y riqueza de detalles. Si se utiliza como lo he hecho yo, es un proceso largo, pero que se desarrolla casi como un minijuego, y la verdad es que ir viendo como se va dibujando el personaje ante nuestros ojos poco a poco tiene su rollo; es casi como montar un puzzle narrativo. Los libros de esta serie llevan muchos años fuera de circulación, pero sobreviven en forma digital gracias a la red de redes. 

Esto es todo por hoy, espero que os haya gustado este vistazo al pasado y si decidís darle uso o si lo habéis hecho ya, no dudéis en contar vuestras experiencias por aquí.

¡Namárië!

4 comentarios en “Joyas del pasado: los central casting de jennell jaquays”

  1. Una herramienta interesante, que me iba resultando más familiar conforme leía la entrada. Y es que pudiera ser que Vida Pasada de Cyberpunk 2.0.2.0. estuviera inspirada por este Central Casting; tablas con elementos aleatorios, o como semillas discrecionales, organizadas como un diagrama de flujo que, según el resultado, te dirigían a uno y otro “lado” para dar forma al trasfondo de un personaje.

    Para que luego digan que la arqueología (sobre todo la rolera) no sirve para nada XD

    Le gusta a 1 persona

    1. Central Casting y Cyberpunk (el original) se publicaron ambos en 1988, pero creo que el sistema de Vida Pasada debutó en Cyberpunk 2020, de 1990, así que es una posibilidad.

      Otra posibilidad es que ambos se inspiraran en el sistema de creación de PJs de Traveller, que es del 77.

      En cualquier caso, está claro que son conceptos hermanos y que dan mucha cancha para hacer que los personajes no sean sólo números en una ficha.

      ¡Y coincido al 100%, por eso me gusta tanto la arqueología rolera!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s