Fragged Empire 2: (XIV) Me he Convertido en Muerte, el Destructor de Mundos

Anteriormente, en Fragged Empire…

[Cajas de medicamentos etiquetados como “Antígeno VHD123”. El grupo cargándolos en la Tartarus.]

[Kahta en la sala de reactores]: Radiación. Hay una fuga en el reactor. ¡Salid todos de aquí! ¡Ya!

[Voz en off de Jinx]: Tenemos que averiguar la verdad. Alguien tiene que pagar por esto.

[Hans Schultz, levantando las manos]: No podéis matarme, sabéis. Mis constantes vitales están vinculadas a los sistemas de autodestrucción del U.C. Si se detienen, todo el puto complejo estallará com una supernova.

[Cristales de sinteacero estallando, Schulz en pánico]: Oh, no… ¡Oh, no! ¿Qué habéis hecho, locos? ¿!Qué habéis hecho?!

[La entidad oscura irrumpiendo]: Oh, Hans. He esperado esto tanto tiempo.

[La horrible muerte de Schulz]

[Voz de los sistemas de la U.C.]: Secuencia de autodestrucción iniciada. T menos dos minutos.

[Primer plano de Kahta, con expresión de incredulidad y asombro]

La Tripulación de la Tartarus 

Murdo Morrison: Piloto corporativo y antiguo contrabandista

James T. Jinx: Bribón kaltorano, hombre para todo

Thanatos Verpila: Mercenario legionario sin demasiados escrúpulos

Kahta: Científica Nephilim, experta en ingeniería, medicina y biotecnología

Jagh: Asesino Nephilim de casta híbrida, dotado de potencial psiónico

Sarunas: Comando legionario, antiguo empleado de CURE

Durante un segundo, los ojos de Kahta se trabaron con los de su creador, dos pozos ardientes de fuego verde lleno de odio. Un sonido familiar rompió su trance, el rat-tat-tat-tat-tat del fusil de asalto de Thanatos. Podía ver casi a cámara lenta los rayos de iones saliendo de la grapadora, trazando líneas en el aire, atravesando a la entidad como si realmente no fuera más que humo y sombra. Entonces su mente, diseñada y planificada para ser analítica, empezó a funcionar de nuevo. Aquel ser no podía ser X’ion. Las probabilidades eran infinitesimales. Pero CURE parecía contar con los mejores biogenetistas fuera de la raza Nephilim. ¿Un clon? ¿Una reconstrucción genética a partir de secuencias incompletas de ADN? Sea como fuere, lo que acababa de hacer violaba todas las leyes conocidas de la física, y eso solo tenía una explicación posible: el ser era de naturaleza psiónica. 

¡Vamos! ¡Tenemos que irnos! -gritaba Jinx-. ¡Esto va a estallar!

El engendro de X’ion empezó a flotar en su dirección, lenta y ominosamente, sin prisa alguna. Proyectó uno de sus zarcillos oscuros hacia Thanatos. A pesar de su inmensa mole, el legionario voló hacia atrás, empujado contra la pared. Pero hacía falta más que eso para acabar con él. Inició una retirada táctica sin dejar de abrir fuego, cubriendo la huida de sus camaradas hacia los ascensores.

A través de los paneles rotos de sinteacero de la pasarela superior empezaron a aparecer agentes de CURE, que abrieron fuego a discreción sobre el falso X’ion. Este les devolvió las atenciones estrujando sus cuerpos hasta dejarlos como bolitas de papel arrugado o estrellándolos contra el suelo de abajo. El grupo no dejó pasar la oportunidad. 

Cruzaron el sector a toda velocidad, mientras el sonido de la masacre a sus espaldas les ponía los pelos de punta. Al llegar al vestíbulo principal, sin embargo, se encontraron el camino bloqueado. Cuatro agentes habían sido apostados en el lugar, cubriendo el único punto de acceso a los hangares. Habían volcado mesas metálicas y se habían parapetado detrás. Sin pararse a hacer preguntas, los guardias abrieron fuego, mientras la voz automatizada decía:

SECUENCIA DE AUTODESTRUCCIÓN EN PROGRESO. T MENOS 1 MINUTO.

[En ese momento, puse un d10 sobre la mesa, marcando el 10, a modo de contador. Era el número de turnos que faltaban para la autodestrucción del U.C.]

Thanatos lanzó una de las pocas granadas que le quedaban, mientras Jinx y Sarunas tomaban posiciones adelantadas a cubierto y empezaban a abrir fuego. El resto se quedaron algo más atrás, intentando abatir lo más rápidamente posible aquel último obstáculo. Habían caído dos de los agentes cuando de repente, las puertas hidráulicas tras el grupo empezaron a chirriar y a doblarse hacia los lados, como si una fuerza enorme las estuviera separando, arrugando el metal en el proceso.

Sabiendo de que se trataba, los compañeros mandaron al pairo toda precaución. Abandonaron sus coberturas y echaron a correr para cruzar la sala, mientras los agentes de CURE que quedaban empezaban a abrir fuego contra el engendro de X’ion que acababa de irrumpir tras ellos. Lo último que vieron antes de abandonar el lugar fue a uno de ellos siendo despedazado miembro a miembro. 

Activaron la rampa de la entrada de la Tartarus sin dejar de correr para cruzar el hangar. Murdo no paró de correr hasta llegar al puente, y puso los motores en marcha a toda prisa, mientras Kahta y Jinx corrían a los reactores para desviar toda la energía de los escudos y sistemas secundarios a los propulsores. Lento y pesado, Thanatos estaba aún a cierta distancia de la rampa, que ya estaba empezando a replegarse de nuevo mientras los motores zumbaban, cuando el engendro apareció en la puerta del hangar. El legionario saltó, se agarró al borde de la rampa mientras la Tartarus empezaba a elevarse lentamente. Sarunas le ayudó a subir. 

¡Agarráos! -gritó Murdo por los altavoces.

La Tartarus salió como una exhalación por las puertas del hangar aún a medio abrir. Un segundo después, la enorme estación espacial estalló. La explosión de su núcleo de reactores dio paso a una serie de explosiones en cadena, y finalmente, con un estallido colosal, la estructura entera se convirtió en átomos. Por fortuna, la maniobra desesperada de Murdo, que había forzado los motores de la nave al máximo y había corrido el riesgo de volatizarla al menor desvío de trayectoria, les había situado lo bastante lejos como para no recibir más que daños superficiales en el casco. Thanatos y Sarunas, que se habían encontrado en la parte posterior de la nave, habían podido ver como el rostro de oscuridad y fuego verde del engendro de X’ion era engullido por la deflagración.

Durante unos segundos, tras el frenético caos, todos empezaron a jadear y a respirar con alivio. ¡Lo habían logrado! ¡Tenían la cura para el virus! ¡Estaban salvados!

Entonces los dos legionarios, aún junto a las mamparas de popa, se pusieron en pie, incapaces de creer lo que estaban viendo. 

El engendro de X’ion surgía de entre la explosión, como un alma aullante escapando de los fuegos del infierno. Volaba directo hacia ellos, cruzando el vacío de manera absolutamente inconcebible. Y se estaba acercando cada vez más.

¡Eso es imposible! -dijo Kahta. 

¡No tenemos potencia! -gritó Murdo-. ¡Los reactores necesitan más tiempo!

No había tiempo para cargar los motores de salto y calcular una ruta. 

Entonces Thanatos y Jinx se miraron mutuamente. La misma idea les había cruzado la mente. El kaltorano corrió al arsenal, mientras Thanatos se apresuraba a llegar hasta su puesto al mando de los cañones de la nave. Jinx gritó por su comunicador:

¡Kahta, danos todos los escudos que puedas!

Cogió la caja que tenían asegurada con las máximas precauciones, la levantó y echó a correr hacia la esclusa de aire trasera. La abrió de un manotazo al pulsador y empujó la caja al interior. La caja que contenía las dos cabezas nucleares obtenidas en la Leviatán. Cerró la esclusa, y expulsó las dos bombas al espacio, justo en la trayectoria del engendro de X’ion.

¡Ahora, Thanatos! ¡Dispara!

Murdo realizó un viraje en seco para dar ángulo de tiro, y las baterías de la Tartarus abrieron fuego. 

La explosión fue como un sol en miniatura. La onda expansiva alcanzó la Tartarus y abatió sus escudos como si fueran la llama de una vela ante un huracán. La nave fue empujada por la onda expansiva y salió proyectada hacia delante, dando tumbos en el espacio como el juguete que un dios-niño ha arrojado en una rabieta. La tripulación cayó por los suelos, rodando y golpeándose una y otra vez con la terrible sacudida. A sus espaldas no había quedado nada.

Cuando Murdo, sangrando por una brecha en la frente, logró volver a su puesto e iniciar los estabilizadores, contrarrestó la inercia con los propulsores secundarios, y por fin recuperó el control de la Tartarus.  

Se hizo el silencio más absoluto a bordo. Nada lo rompió durante largos instantes. Entonces la tripulación empezó a expresar su alivio, cada uno a su manera. ¡Seguían con vida! 

Un rápido recuento de daños les indicó que la Tartarus no había salido bien parada. No tenían escudos y habría que salir fuera a reparar los generadores, fundidos por la intensa radiación. La mitad de sistemas secundarios no funcionaban, y los motores de salto estaban maltrechos. Varias secciones del casco presentaban brechas que había que sellar, y solo tenían sensores de corto alcance. Pero volaban. Seguían volando.

Una semana más tarde, la Tartarus llegaba de nuevo al asterode 101B. No había ni rastro del bloqueo militar alrededor del asteroide, y las fragatas Royal y Halcyon habían desaparecido. Sin duda, se habían retirado tras la explosión del U.C. Cuando se comunicaron con la estación Ganímedes, recibieron pronta respuesta.

Bienvenidos, Tartarus -dijo una voz conocida con claro acento kaltorano. La voz de Sarah Hex-. Les estábamos esperando. Atraquen en la puerta H.

La población del asteroide les recibió como a auténticos héroes. Al fin y al cabo, traían la salvación para ellos y sus familias. Los próximos días los ocuparon en descargar los medicamentos, administrarlos a la población y a sí mismos, y en comprobar que todos los rastros del virus desaparecían por completo. A cambio, los mineros y mecánicos les ayudaron en la reparación de la Tartarus.

Lo que habéis hecho aquí -les dijo Sarah Hex al final de ese período, cuando ya se preparaban para marcharse de nuevo- no será olvidado, tenéis mi palabra. Este lugar siempre será un puerto seguro para la Tartarus. Si necesitáis reparaciones y repostaje, o un lugar donde permanecer cuando el vacío entre las estrellas se haga demasiado oscuro, aquí tenéis un hogar. No es gran cosa, pero es todo lo que tenemos. Y lo conservamos gracias a vosotros.

Hay más -dijo Murdo, sacando los documentos obtenidos en el despacho de Schulz. Habían tenido ocasión de examinarlos durante su viaje de regreso-. Esto explica toda la operación de CURE. Su plan. Su interés por 101B. 

La kaltorana los revisó, y mientras lo hacía, los ojos se le fueron abriendo cada vez más. 

Los documentos detallaban como una sección de CURE había descubierto tecnología Arconte, entre las que se encontraban muestras de ADN de sus primeros intentos de crear a X’ion. Eran muestras incompletas, ya que parte del código era corrupto, pero aún así la utilizaron para crear a su propio X’ion, un esclavo perfecto que les ayudara en la investigación de nuevos virus y armas bacteriológicas, en el diseño inteligente de nuevas formas de vida y demás. Era imposible saber hasta que punto el engendro que crearon se parecía en algo al X’ion original, o si era un ser completamente nuevo. Pero cuando descubrieron el inmenso potencial psiónico de la criatura, supieron lo que necesitaban para mantenerlo controlado. CURE descubrió la existencia de cierto material cristalino, receptivo a la energía psíquica y capaz de amplificarla, y rastreó su único lugar de origen conocido en el sistema Haven. El asteroide 101B. 

De ahí a enviar a cobayas Nephilim infectadas con el virus, para provocar un brote. El plan era maquiavélico, pero efectivo. Infectar a toda la población, vender un agente supresor (que no una cura) a precios que sabían que los kaltoranos no podían pagar, y así obligarles a vender sus posesiones y sus hogares en el asteroide. Expropiación de terrenos por vía vírica. A no mucho tardar, el asteroide entero sería suyo y con él, los depósitos de cristal psíquico. 

Esto… esto es… -atinó a decir Sarah-. 

Muy valioso -sonrió Murdo-. Y son pruebas fehacientes. Haced lo que queráis con ellas. Si lo hacéis público, podéis hacer que CURE pague por lo que ha hecho, pero también estaréis gritando al universo que estáis sentados sobre un enorme montón de tesoro. Sea como sea, me temo que este lugar está a punto de revalorizarse enormemente.

Hex les agradeció de nuevo todo lo que habían hecho, y se quedó observándoles mientras subían a bordo de la Tartarus. Su gente tenía de nuevo futuro, y quizá sería más brillante de lo que jamás habían imaginado. Y todo por unos mercenarios buscavidas que habían atracado allí por un trabajo rutinario. Quizá Haven no estaba perdido del todo, pensó Sarah. Quizá aún queda esperanza entre las ruinas de lo que fue.

Allí ya no tenían nada que hacer. La treta de CURE les había hecho perder semanas valiosísimas, y sin duda sus amos del Conglomerado Ares estarían esperando noticias suyas con ansiedad. Si no les daban resultados sobre la búsqueda de las balizas a no mucho tardar, corrían el riesgo de dar con sus huesos en UBIK de nuevo.

Pero no era de Ares el mensaje entrante que les llegó mientras despegaban de Ganímedes. 

La voz y el rostro de su viejo “amigo” Milo apareció en el proyector holográfico.

¡Habéis sido vosotros! ¡No os molestéis en intentar negarlo! 

¡Y me mola! ¡Esos mierdas de CURE tienen a toda su sección legal en pie de guerra, intentando hacer control de daños! ¡Están cortando todos los lazos con la operación que estuvieran llevando a cabo en ese centro que habéis hecho saltar por los aires! ¡Alguna de sus subsidiarias va a pagar el pato, eso sin duda, pero habéis dado un golpe mortal a la reputación de CURE del que van a tardar en recuperarse! ¡Eso es brutal para la competencia! 

Pero, gente, ¿sabéis lo que les habéis hecho a sus acciones? ¡Se han desplomado! ¡Me habéis hecho perder un montón de pasta! ¡Un montón!

¡La próxima vez que vayáis a hundir a una compañía, avisadme con tiempo, joder!

Jinx meneó la cabeza, puso los ojos en blanco y cerró el canal, mientras la Tartarus pasaba a velocidad de salto y desaparecía como un borrón de energía, hacia lo desconocido una vez más.

Anuncios

8 comentarios en “Fragged Empire 2: (XIV) Me he Convertido en Muerte, el Destructor de Mundos”

  1. Gran final feliz de película.

    Con esto acaba está temporada de Fragged Empire? O seguirán algunas aventuras más?

    Por otro lado, querría hacerte una pregunta: para qué sirven los Atributos en este juego? Por lo que he leído sólo valen como salud de los pjs. Empleais alguna regla casera?

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Me alegro que te haya gustado!

      Con esto acaba esta temporada, sí. Tenemos otra aventura completa ya jugada, así que Fragged volverá por estos lares más adelante.

      Por cierto, acertaste de lleno con el engendro de X’ion… era un intento fallido de clonación.

      Los Atributos tienen muchas funciones además de servir, como bien dices, como salud de los PJs. Lo que pasa es que muchas veces no son inmediatamente obvias, sino que van integradas en el sistema sin necesidad de que den bonificaciones, modificadores, etc.

      Fuera de combate, usar bien un Atributo alto te puede ganar un bono de +1 o +2 por descripción. Además, yo hay ciertas cosas que no dejo ni intentar si el Atributo no es lo bastante alto (por ejemplo, forzar una puerta hidráulica con las manos es imposible a no ser que tengas Fuerza sobrehumana, 4+). Esto permite que las habilidades no estén atadas a un solo Atributo, y que dependa de como narres su uso.

      Los Atributos sirven también como prerrequisitos para ciertos Rasgos, y dado que estos definen un montón a los personajes, el reparto de Atributos marca mucho tus opciones.

      Pero es en combate donde los diferentes Atributos tienen más peso:

      La Fuerza determina la capacidad de Carga, es decir, el peso máximo de cada objeto que puedes llevar sin verte penalizado. También determina la cantidad de Aguante y en caso de ser elevada (4+) mejora el daño de algunas armas cuerpo a cuerpo. También aumenta el alcance de las armas arrojadas, como las granadas, y mejora los intentos de apresar, derribar, impedir o escapar de presas.

      Los Reflejos aumentan la Defensa y el Sigilo, y mejoran los lanzamientos y los ataques cuerpo a cuerpo. También permiten actuar antes en caso de un empate en la iniciativa.

      El Movimiento indica cuanto te desplazas en combate, algo bastante vital ya que quedarse estático en un mismo punto durante un tiroteo es receta segura para el desastre. Para los personajes que luchan cuerpo a cuerpo, aún es más vital.

      La Concentración determina tu capacidad de recuperar Aguante, y aumenta el alcance de los disparos cuando te puedes permitir apuntar. También mejora los intentos de bloquear u obstaculizar los ataques de un enemigo, y es básica para determinar la distancia a la que puedes analizar a un enemigo o “atacarle” mentalmente.

      La Inteligencia determina lo rápido que actúas en combate, y es el Atributo básico para las acciones que usan la mente como arma, como Analizar.

      La Percepción aumenta tu capacidad de evitar intentos de Sigilo, y es vital para los personajes que usen armas de fuego, ya que suma a las tiradas de impactar con casi todas las acciones a distancia.

      Como las heridas graves a un PJ se traducen en daño a los Atributos, ser herido merma estas capacidades, y hace que el personaje pierda efectividad, pudiendo quedar derribado sin poder moverse, o tan aturdido que sea incapaz de acertar a nada que esté muy lejos.

      Y creo que no me dejo nada sobre los Atributos… Para mí sí sirven, y bastante, pero como pasa con más cosas en este juego, no está explicitado de manera directa.

      Le gusta a 1 persona

      1. Me alegra oír que tendremos más historias sobre la tripulación de la Tartarus.

        Lo de X’ion creo que era hasta cierto punto esperable, pero no lo tenía totalmente claro.

        Tengo el manual de Fragged pero en inglés, me lo compré así porque estoy fuera de España y la verdad es que primero me he leído la parte de trasfondo. Ahora empezaré a ver de verdad las reglas, pero es bastante árido, de momento. Los Atributos pensé que se usarían para sumar a las Habilidades, pero vi que no y me entró la duda, por eso preguntaba.

        Por otra parte: tus partidas de Fragged Empire son también sandbox, no? Hasta qué punto pueden explorar tus jugadores con su nave? Un sistema solar? Varios alrededor? Y cuánto te llevó prepararlo todo? Tengo tu Hexplora!, pero éste parece un sistema aparte del d20 y no consigo encajarlo.

        Le gusta a 1 persona

      2. Las reglas en el manual de Fragged están explicadas bastante sucintamente, es verdad. Van al grano de las mecánicas, y por ejemplo en el caso de los Traits, no están descritos con “fluff”, tan solo sus efectos de juego. Por esas mecánicas se ve qué hace y qué representa, pero no por que haya una descripción. Todo se entiende y funciona bien, pero está escrito y diseñado en plan “código de programación”.

        Sobre mi campaña de Fragged, sí, tiene muchos elementos sandbox, aunque quizá no se podría considerar un sandbox “puro”, ya que hay una misión concreta que los PJs deben cumplir (o negarse, y aceptar las consecuencias). Pero en la mayoría de los casos tienen toda la libertad para decidir cuando y como.

        Por ejemplo, esta última aventura dependía de que los PJs visitaran 101B. Lo hicieron al elegir ese trabajo y no otro. La campaña de hecho ya empezó con una elección que marcaría si era un sandbox puro o un “sandbox con trama”: aceptar la oferta de Ares de libertad a cambio de trabajar para ellos, o buscar la manera de escapar solos de la prisión. Eligieron lo primero, pero en el segundo caso la campaña habría sido muy distinta.

        De momento, la acción ha tenido lugar enteramente en el sistema Haven, que es un lugar bastante bien definido en el libro, pero debido a acontecimientos durante la última aventura jugada, eso puede cambiar a partir de hora. En Fragged los viajes estelares a ciertas distancias suelen requerir preparativos, así que no es algo que se pueda emprender a la ligera. Esto también me permite ir expandiendo el universo poco a poco. La situación inicial de la campaña es el status quo definido en el básico, quizá incluso un pelín más atrás: ninguna de las razas del Protagonist Archive ha aparecido aún, los Mecanoides son poco más que un cuento de fantasmas para navegantes y el Sector Habrixis permanece mayormente inexplorado. Con cada aventura que jugamos, está situación va cambiando poco a poco.

        Llevamos también un listado en plan Quest Log con todas las posibilidades de aventura, indicios o rumores interesantes que van surgiendo.

        En cuanto al material, voy preparando a medida que voy necesitando: tengo una idea general de todo desde el principio, y luego creo los detalles a medida que los necesito. Mezclo aventuras publicadas con diseño propio, y me voy creando herramientas de autogeneración de contenido poco a poco. El sistema de anuncios y ofertas de trabajo de la TradeNet, por ejemplo, es semi-aleatorio. La información que circula por el DataStream o en las cantinas locales no dejan de ser tablas de rumores al estilo clásico.

        Y aprovecho y reciclo material molón de otros juegos CF que creo que puede encajar. Por ejemplo, he adaptado las categorías de astropuertos de Traveller, los Niveles Tecnológicos para saber qué se puede conseguir en cada planeta, y también utilizo muchas de las tablas de generación de planetas y sistemas de Stars Without Number o la Guía CF de Savage Worlds.

        También estoy desarrollando (aunque no tengo finalizadas aún) unas tablas de sucesos y posibles encuentros durante el viaje espacial, como fenómenos estelares, llamadas de socorro, etc. Estas usan los 3d6 característicos del sistema Fragged, incluyendo Strong Hits (hay un listado de condiciones y situaciones que se pueden aplicar a un encuentro generado gastando Strong Hits). En cuanto las tenga finalizadas por completo, las publicaré en el blog.

        En resumen, aunque es cierto que el sistema no tiene nada que ver con d20, la filosofía sandbox creo que se puede aplicar perfectamente, y que además le va mucho al juego. Requiere algo más de esfuerzo por parte del DJ, pero creo que el resultado vale la pena.

        Le gusta a 1 persona

  2. Pues, sinceramente, o yo no era consciente de lo brutos que son estos pjs, o han tenido más suerte que todas las cosas. Porque yo les veía muertos, muertísimos. En varias ocasiones.

    ¡Por los pelos! Digoooo, ¡enhorabuena! 😀

    Una aventura trepidante, cantidades ingentes de munición, escapatorias in extremis y un final molón donde los haya.

    Ah, y unos títulos de entradas del blog tope roqueros XDDD Te los has currado, Jordi 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias! 🙂

      Los PJs se las traen, la verdad, y conforme van ganando rasgos que tienen sinergías entre sí, cada vez más. Pero tuvieron mucha potra también, en más de una ocasión. Como dices, ¡por los pelos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s