Fragged Empire: (XII) Apetito de Destrucción

Anteriormente, en Fragged Empire…

[Primer plano de Sarah Hex hablando al grupo]: Necesito que robéis esa cura.

[Jinx disparando a una cámara de seguridad]: Allá vamos otra vez.

[Masacre en el interior del U.C. de CURE]

[Torretas desplegándose desde el techo]: Amenaza detectada… whrrrrr… Enfrentando a objetivos.

[Tiroteo entre el grupo, agentes de CURE, torretas y drones humanoides con lanzallamas.]

[El grupo viendo algo y poniendo cara de susto]

[Voz en off de Thanatos.]: Es… una Unidad de Defensa JGR-0… 

[Un enorme mech bípedo armado con un autocañón doble y disparando misiles]

[Voz en off de Thanatos]: ¡Un Juggernaut!

La Tripulación de la Tartarus 

• Murdo Morrison: Piloto corporativo y antiguo contrabandista

• James T. Jinx: Bribón kaltorano, hombre para todo

• Thanatos Verpila: Mercenario legionario sin demasiados escrúpulos

• Kahta: Científica Nephilim, experta en ingeniería, medicina y biotecnología

• Jagh: Asesino Nephilim de casta híbrida, dotado de potencial psiónico

• Sarunas: Comando legionario, antiguo empleado de CURE

El pasadizo metálico se llenó del olor del ozono cuando se vio inundado de ráfagas de rayos iónicos, surgidos por las dos “impacientes” rotatorias del enorme robot de combate. Todo lo que pudieron hacer los compañeros fue saltar a ambos lados de la boca del pasadizo y ponerse a cubierto antes de ser volatilizados. 

Los misiles disparados por la bestia mecánica iban justo después, más lentos pero cruzando el espacio inexorablemente en su dirección. Thanatos les avisó que eran misiles Arclite, semi-autónomos y dotados de sensores avanzados de seguimiento. Ocultarse tras una esquina no les protegería de ellos, dijo, mientras se asomaba el tiempo justo para hacer explotar uno de ellos en plena trayectoria.

[Este enemigo tipo némesis era duro, pero duro de verdad. Además del autocañón dual con tasa de fuego 5 y un coste de Recursos de 6, iba dotado con un laser de apuntado y un blindaje frontal que le daba una defensa elevada. Los misiles Arclite funcionaban independientemente, a modo de secuaces. Tenían su propio movimiento y explotaban al llegar hasta el personaje más cercano, o al ser destruidos.]

¡Cubridnos! -gritó Thanatos, mientras aprovechaba cada segundo de respiro entre ráfagas de iones para intentar acribillar al Juggernaut. El coloso avanzaba despacio, pero si llegaba a su posición, no tendrían cobertura posible contra su lluvia de rayos. Sarunas y Jinx se unieron a él, mientras Kahta y Murdo se dedicaban a destruir los misiles antes de que se acercaran lo suficiente para explotarles en la cara.

Si no hubieran estado bien atrincherados, el mech les habría hecho trizas en cuestión de segundos. Thanatos resultó herido cuando una de las ráfagas destruyó parte de la esquina tras la que se parapetaba y golpeó indirectamente contra su blindaje táctico. Kahta corrió hacia él, arriesgándose a pasar de una cobertura a otra bajo el fuego contínuo, con el biogel en la mano. La “grapadora” de Thanatos era la única arma del grupo que estaba consiguiendo hacer mella de manera consistente en el blindaje del Juggernaut… no se podían permitir perder esa potencia de fuego. Mientras disparaba a los Arclite, Murdo pensaba en lo útil que sería poder piratear a esa clase de máquinas de guerra igual que había hecho con la estación. Necesitaba comprarse un terminal mejor…

Cuando parecía que el Juggernaut iba a resultar imparable, Thanatos se puso en pie una vez más y volvió a abrir fuego en apoyo de Sarunas, cuya escopeta estaba empezando a andar corta de munición. Una ráfaga de su fusil de asalto destrozó el sensor óptico del monstruo mecánico. Jinx apuntó al hueco dejado, logrando por primera vez infligir daños reales a la cosa. Viendo que el ser había perdido la capacidad de localizarles con precisión, el grupo abrió fuego a la desesperada, dejando de ocultarse, con la esperanza de abatirle antes de que fuera demasiado tarde. Gritando y presionando el gatillo hasta vaciar el cargador, Thanatos por fin logró una última ráfaga bien colocada de la “grapadora”, que atravesó el blindaje frontal llenándolo de agujeros. El Juggernaut dio dos pasos más, lentos y espasmódicos, y se quedó inerte.

¡Debía estar protegiendo algo importante! -dijo Jinx, mientras tomaba la delantera del grupo en  la dirección de la que procedía el robot. Más les valía que no hubiera demasiada oposición, ya que tanto Thanatos como Sarunas se habían quedado sin munición, y el resto del grupo no les iba muy a la zaga. Por fortuna el instinto de Jinx era acertado: el robot había estado protegiendo la armería del sector, lo que les dio la oportunidad de ecargar sus armas y armarse con pistolas de rieles. Thanatos estaba acoplando un lanzagranadas Phantom a su querida grapadora, cuando alzó la vista y sus ojos se abrieron como los de un niño en Navidad. Allí, en una esquina, se acababa de materializar uno de sus sueños más húmedos. Un autocañón Midgard montado sobre un arnes giroestabilizador. 

Esta gente sabe como hacer feliz a un Legionario -musitó Kahta, mientras su enorme camarada se enfundaba el arnés y probaba el manejo de los dos joysticks que controlaban el enorme cañón gauss. 

[Este arma era una auténtica burrada, con un coste de Recursos 8 y peso 5, y cuyo penalizador de -10 al disparo quedaba compensado de sobra por su tasa de fuego 6, la ingente capacidad de sus cargadores y su enorme capacidad de daño. Aunque sabían que no podrían conservarla mucho tiempo por su elevado coste, el grupo se frotó las manos al encontrar semejante armatoste… hasta que alguien mencionó que si el máster les había dado algo así, ni pensar qué peligros se iban a encontrar más adelante. Tenían razón, claro.]

Una vez rearmados, no perdieron tiempo en seguir avanzando por la estación, a tientas, ya que los mapas e indicadores holográficos estaban sumidos en el caos como todo lo demás. De muchos rincones lejanos se oían aún sonidos de disparos y explosiones, así que cuando llegaron a una ala que parecía contener laboratorios, supieron que iban por el camino correcto. Varias de las salas de pruebas a las que accedieron estaban vacías y destrozadas, pero en una de ellas, iluminada por la luz parpadeante, encontraron a un tipo con bata de científico, sudando copiosamente mientras tecleaba frenéticamente en una termina. Estaba rodeado de cilindros contenedores, en cuyo interior se podían ver siluetas vagamente humanoides.

¿Porqué está todo el sistema tan jodido? -se gritaba a sí mismo-. ¡No puedo sellar los contenedores!

Entonces vio al grupo y les apuntó tembloroso con su pistola de rieles. No llegó a poder disparar, sin embargo. El cilindro que tenía justo detrás se abrió de repente, liberando el vapor que había en su interior, y algo más. Una zarpa verdosa le agarró la cabeza y se la estrujó como un melón podrido. Uno a uno, los cilindros repartidos por la cámara empezaron a abrirse, y de ellos surgieron  auténticas aberraciones genéticas. Parecían creadas a partir de algún tipo de cepa de ADN Nephilim, pero sin nada de la maestría biotecnológica de su creador, X’ion. Las cosas empezaron a salir en tromba, una auténtica hueste. Cada pocos segundos, un cilindro vomitaba una más de esas cosas, que se abalanzaban aullando sobre los tripulantes de la Tartarus.

¡Hay que lograr sellar esos cilindros, o nunca dejarán de salir! -gritó Kahta mientras corría a un terminal. Murdo la imitó al momento, y los dos se pusieron a trabajar, haciendo todo lo posible porque el caos a su alrededor no les distrajera. Para Jinx y Sarunas fue una lucha a muerte. Para Thanatos y su Midgard, la mejor fiesta de su vida. Cuando los dos programadores lograron por fin sellar los cilindros, el laboratorio estaba sembrado de cadáveres verdosos y sangre. 

No puedes disparar solo a una, ¿verdad? -dijo Thanatos, encendiéndose un grueso puro con evidente placer.

Anuncios

9 comentarios en “Fragged Empire: (XII) Apetito de Destrucción”

      1. ¡Cuenta con ello! Llevo un tiempo, por circunstancias profesionales y personales, pudiendo dedicar muy poco tiempo al blog, pero espero poder retomar el ritmo en breve. El plan es recuperar las secciones de siempre (Bestiario Mítico, Cuestión de Clase, traducciones de la Dragon, etc) y quizá añadir alguna nueva que estoy tramando. A ver si lo logro a no mucho tardar!

        Le gusta a 1 persona

  1. Jajajajaaja q bueno lo del jugador diciendo q si el máster pone un arma tan brutal es porque algo muy chungo viene, y como siempre un relato buenísimo, este módulo o campaña lo puedes compartir?????

    Le gusta a 1 persona

    1. Estas cosas los jugadores se las huelen (y hacen bien!). La campaña la voy hilando entre material propio y adaptaciones de aventuras publicadas o compartidas online. Si te interesa algo en concreto, dímelo y te lo puedo enviar sin problema.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s