Fragged Empire: (X) Anarquía en el U. C.

Anteriormente, en Fragged Empire…

[Primer plano de Sarah Hex hablando al grupo]: Necesito vuestra ayuda. Mi gente va a morir. Necesito que robéis esa cura. Esta es una estación kaltorana. No es robar si de verdad lo necesitas.

[La lanzadera de CURE despegando hacia Ganímedes con el grupo a bordo]

[Voz en off de Sarunas]: CURE ha tomado la estación entera.

[Jefe de Seguridad Brandon]: Me gusta como chillan esas cerdas kaltoranas cuando…

[Brandon atravesado por un disparo en el pecho cortesía de Jinx]

[La Tartarus abandonando Ganímedes entre dos enormes fragatas de guerra]

[Halcyon]: Fragata Halcyon al habla. Están abandonando un área restringida bajo cuarentena, en violación de los acuerdos del sistema Haven. Apaguen los motores inmediatamente o prepárense a ser destruidos.

[Murdo gritando]: ¡Nos están pirateando!

[Voz en off de Sarunas, un montón de torpedos volando hacia la Tartarus]: Em, gente…

La Tripulación de la Tartarus 

Murdo Morrison: Piloto corporativo y antiguo contrabandista

James T. Jinx: Bribón kaltorano, hombre para todo

Thanatos Verpila: Mercenario legionario sin demasiados escrúpulos

Kahta: Científica Nephilim, experta en ingeniería, medicina y biotecnología

Jagh: Asesino Nephilim de casta híbrida, dotado de potencial psiónico

Sarunas: Comando legionario, antiguo empleado de CURE

 

Jinx aulló mientras hacía dar un tirabuzón salvaje a la Tartarus, una maniobra evasiva que le permitió esquivar las salvas de la Halcyon y también el primer torpedo disparado por Ganímedes. Éste explotó en un estallido de fotones a tan solo unas decenas de metros de la nave. Pero el resto le seguían muy de cerca. Una salva de disparos de la torreta, con Thanatos a los mandos, destruyó otros dos. El cuarto impactó de lleno, y aunque no atravesó los escudos, los dejó a potencia mínima. 

Otra andanada ya estaba de camino. 

Tecleando líneas de código como nunca lo había hecho antes, Murdo logró aislar el avance del virus con el que los servidores dedicados de la Tartarus habían sido infectados. Su programación era increíblemente avanzada, pero el antiguo contrabandista había dado con un punto débil, y eso le permitió frenar su avance. No consiguió purgarlo, pero por lo menos lo dejó contenido e impidió que infectara los sistemas a los que aún no había logrado llegar. 

¡Recalibrando sistemas! ¡Volvemos a estar en línea!

Kahta no tardó ni un segundo en reaccionar. Su verde mano se posó sobre la palanca de salto, y de repente la Tartarus fue engullida poco armoniosamente por el portal que se abrió justo en su posición. La energía Ley dejó una estela fugaz cuando la nave desapareció como un borrón, burlando a los cuatro nuevos torpedos que se dirigían hacia ella.

Tras la súbita sacudida del salto, todas las alarmas dejaron de sonar, y la calma regresó a la Tartarus mientras se desplazaba por los intersticios espacio-temporales, cruzando distancias imposiblemente vastas en el universo físico. La Nephilim había calculado un rumbo aleatorio, que les sacara de allí lo más rápido posible sin acabar atomizados contra cualquier cuerpo celeste. Esperaba que los escudos aguantaran lo bastante como para redirigirles energía de los sistemas secundarios. 

Habían burlado la cuarentena. Volviendo a los mandos, Murdo introdujo las coordenadas del U.C. de Cure, y calculó su posición en el sistema. Se encontraba en un punto remoto del Sector 1 del cinturón de Liberty, en el borde exterior de Haven, a 9 días estándar a velocidad de salto. La Tartarus no estaba equipada para un viaje tan largo, lo que les obligaría a hacer escala en alguna estación minera. Pero eso significaría, con toda certeza, contagiar el letal virus de CURE a la población con la que entraran en contacto… y quizá extenderlo por todo el sistema. 

Murdo se puso a estudiar todas sus cartas de navegación y las rutas de salto posibles… debía haber una manera de acortar el viaje, y si alguien podía encontrarla, era un viejo áuriga como él. A no mucho tardar, había calculado una ruta alternativa a través de una extensa nube de partículas que la mayoría de pilotos preferían evitar.

[Uno de los rasgos de Murdo es Navegante, que entre otras cosas le permite reducir la duración de los viajes estelares en un 50%… cosa que les vino muy bien para poder efectuar un vuelo directo hasta el U.C., y adelantarse a cualquier aviso que pudiera poner a la base en alerta.]

Durante el trayecto, Jinx y Kahta se dedicaron a realizar todas las reparaciones a la Tartarus que eran posibles en pleno viaje FTL. No podían hacer mucho por los maltrechos sensores sin actividad extravehicular, pero no se atrevieron a hacer una parada. Ni siquiera la brillante Nephilim sabía cuanto tiempo de vida les quedaba. Murdo también estuvo ocupado. El código del troyano que les había infectado los sistemas le fascinaba, y dedicó todo su tiempo libre a estudiarlo. Y su trabajo dio resultado: logró desentrañar los entresijos de su programación, y replicarlo en un holodisco. 

[Esto se realizó mediante las reglas de investigación de Fragged Empire. No era fácil, pero Murdo sacó buenas tiradas, y logró hacerse con una baza muy interesante…]

Seis días después, el U.C. de Cure apareció por primera vez a distancia de sensores. Era una estación de diseño esférico: impresionante, inmensa y de construcción muy reciente. Debía estar equipada con tecnología de comunicaciones de muy largo alcance, ya que el mensaje de saludo llegó a la Tartarus estando aún a una distancia considerable.

Estación a nave entrante no identificada. Solicitamos permiso de seguridad. Cambio.

A9EDFZ01

Código aceptado. Procedan a atracar en el hangar C3.

Mientras Murdo realizaba las maniobras de aterrizaje, el resto repasó el curso de acción a seguir. Debían hallar el antígeno y cargarlo en la Tartarus en cantidades suficientes para administrarlo a toda la población de 101B. Pero también debían hallar la manera de reabastecer la despensa de la Tartarus del viaje de vuelta, y de repostar combustible. Habían agotado todas sus reservas de Helio-3 en el viaje hasta allí, y si no encontraban un modo de recargar los depósitos, con cura o sin ella, no se irían a ninguna parte. Sarunas les dijo que CURE solía contratar a mercenarios de manera habitual, con lo que por lo menos no debían preocuparse por que su aspecto y su armamento llamara la atención.

El hangar C3 estaba vacío cuando entraron en él desde la esclusa de aire, pero Jinx comprobó que el lugar estaba siendo monitorizado por cámaras de seguridad. El kaltorano sabía bien que el hangar debía contener provisiones de comida y agua para reabastecer las naves, y nadie les molestó mientras cargaban la Tartarus con cajas de conservas enlatadas y tanques de agua. 

Sin embargo, cuando abandonaron el hangar por la única servopuerta que daba al interior de la estación, una alarma empezó a parpadear en rojo, y una voz femenina empezó a resonar por los pasillos metálicos, repitiendo el mismo mensaje una y otra vez.

¡Amenaza biológica detectada! ¡Riesgo de contagio máximo! 

No había habido ningún bioescáner visible en la puerta, como sí lo había habido en Ganímedes, pero se les había pasado por alto comprobar si había uno integrado en los circuitos de la puerta, y aquel error acababa de hacer saltar la liebre. 

En todos los holomonitores del pasillo apareció el mismo rostro, el de un Vargarti de pelo rubio y gruesas cejas, con una identificación en el pecho que rezaba “Dtor. Eje. Karl Schultz”. 

¡Intrusos! ¡Deponed las armas de inmediato y no os resistáis al arresto! ¡No tenéis autoriza…!

Jinx voló la cámara de un disparo, poniendo fin a la transmisión. 

Allá vamos otra vez – dijo, encogiéndose de hombros-.

El grupo echó a correr en la única dirección posible, hasta llegar a lo que sin duda era un almacén de carga, pero la seguridad de CURE no era sino eficiente, y ya les estaban esperando allí. Un nutrido grupo de guardias se habían apostado tras cajas metálicas de mercancías, pistolas de raíles en mano, y protegidos por media docena de drones de carga. Las máquinas semi-autónomas tenían forma humanoide, y parecían diseñadas para levantar y transportar pesos enormes. Cada uno de ellos llevaba una larga porra antipersonal en cada uno de sus miembros metálicos, y parecían programados para saber usarlas. 

El enemigo tenía la posición defensiva. Mientras los disparos de los guardias empezaban a volar, y los drones humanoides avanzaban ominosamente hacia los compañeros, el grupo se dispersó corriendo tras la cobertura de una de las granadas de humo de Jinx, intentando alcanzar alguna cobertura tras la que parapetarse. 

Mientras Jinx, Thanatos y Sarunas iniciaban un tiroteo, Murdo avistó entre el humo el panel de un terminal integrado en una de las paredes, y al instante supo lo que hacer. Mientras sus colegas le daban fuego de cobertura, corrió hacia el ordenador mientras sacaba algo del cinturón de su traje técnico. Agachándose para evitar disparos, atravesó fácilmente el sistema de seguridad preliminar de la base de datos, e insertó el holodisco con el troyano que había diseñado mediante ingeniería inversa. 

En cuestión de segundos, al sonido del combate en el almacén de carga se empezaron a unir un coro de explosiones, gritos y disparos de fuego automático, provenientes de más allá de las puertas blindadas. El propio terminal pareció enloquecer, mostrando erráticamente líneas del código corrupto tras la holointerfaz visual. Las cámaras de seguridad empezaron a encenderse y apagarse a intervalos aleatorios, girando hacia un lado y otro completamente al azar. Las puertas blindadas empezaron a abrirse y cerrarse violentamente, como por espasmos. Gritos de pánico y dolor mezclados con ráfagas de disparos se filtraban a través de ellas. 

El U.C. de CURE acababa de sumirse en el caos más absoluto.

Anuncios

2 comentarios en “Fragged Empire: (X) Anarquía en el U. C.”

Responder a Oscar Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s