ADOM: El Roguelike Definitivo

En estas páginas no acostumbro a hablar de videojuegos. No porque no me gusten (me encantan) sino porque, a día de hoy, forman una muy distante tercera línea entre mis aficiones, y no les dedico demasiado de ese tiempo libre siempre tan escaso. Pero últimamente he recaído de manera ocasional en un juego que me ha apasionado desde que lo conocí a finales de los 90, y con el que desde entonces mantengo una relación intermitente. Estoy hablando de Ancient Domains of Mystery, más conocido por su acrónimo ADOM, uno de los más brillantes exponentes del género de los videojuegos Roguelike. Y como cada vez que lo retomo después de una temporada sin tocarlo, he vuelto a revivir las sensaciones que me provoca, y a recordar qué lo convierte en una experiencia tan apasionante e inmersiva para ser un juego tan minimalista. Seguir leyendo ADOM: El Roguelike Definitivo

Anuncios