Crónicas de Alasia, Libro 2: (XVIII) Un Aciago Encuentro

LOS PORTADORES DEL AMULETO

Sir Alister Norff, Caballero Protector del Reino Perdido

Adavia Morthelius, hechicera e Iniciada Dra’gashi

Shahin ibn Shamal, Magus Sûlita heredero del Viento

Ealgar Caul, Escudero de Sir Alister de la sangre del León

Ponto Overhill, Bardo Mediano

Namat, Sacerdote de Valkar, Padre de la Batalla

Escudo 3

Adavia relató a sus compañeros el juego de preguntas y respuestas que había practicado con Paenadron, el guardián faérico de las fuentes del Aguasverdes, sin entrar en detalles sobre el resto de cosas que había practicado con él. Paenadron conocía la existencia del Portal de los Lamentos, y parecía conocer el lugar desde antes de que se convirtiera en un agujero infernal de maldad y corrupción, cuando los hombres santos de la antigua Alasia lo ocupaban. El sátiro le contó que había sido testigo de la ocupación del lugar por los “siervos del Señor de la Sangre, del Príncipe de los Muertos Andantes”. Aquello era una referencia indudable al archidemonio Orcus y sus sectarios, que habían profanado el Valle de los Santuarios y dejado glifos de salvaguarda para proteger el acceso al Portal, y campeones como el terrible Draeglor.  Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XVIII) Un Aciago Encuentro

Anuncios