Crónicas de Alasia, Libro 2: (XII) Balkan

Cosecha 26

Junto al cuerpo de Grugnir, Lomborth rezaba a Dumathoin para que conservara las fuerzas de su compañero caído. Las heridas dejadas por los filos de Rashid se habían cerrado, pero el veneno seguía en su interior, haciendo estragos. Con la llegada del alba, suplicaría al Señor de los Secretos Bajo la Montaña que le permitiera ralentizar los efectos de la ponzoña, pero hasta entonces, el enano pícaro estaba a merced del Forjador de Almas. Afortunadamente, el veneno no resultó fulminante, sino que parecía actuar a largo plazo. Aquello confirmaba del todo lo que le había ocurrido a Eadric Tam, que sin duda había sido víctima del mismo deshonorable truco. ¿Pero por qué motivo envenenar a Tam durante el torneo? Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (XII) Balkan

Anuncios