Palabra de Gygax: Dual a Muerte

En Advanced Dungeons & Dragons, las reglas para personajes de clase dual permitían a los PJs humanos dejar de progresar en su clase actual y empezar a adquirir niveles en otra distinta. Mucho han dado a debatir estas reglas, junto a las de los personajes multiclase, es decir, aquellos que progresan en dos o más clases simultáneamente. En la historia de hoy Gygax habla de como estos personajes llegaron a aparecer en juego, aunque fuera en una forma distinta a la que luego reflejarían las reglas definitivas. Como tantos otros aspectos del juego, podemos comprobar que fue un añadido sobre la marcha, bien para simular algo que molaba a los autores o para reflejar alguna situación nueva que había surgido en juego, más que siguiendo una filosofía de diseño concreta. En este caso, esto fue lo que pasó cuando un mago acaba… ¡en Marte!

Dual a Muerte: El Primer Personaje de Clase Dual, por Gary Gygax

Existe un mago de lo más maligno cuyo nombre real sigue siendo desconocido para el ser humano. Se le conoce tan sólo como el Primo de Erac, y la gente hace signos para protegerse del mal siempre que es pronunciado. Amargo es el Primo de Erac, duro e implacable en sus acciones. Y aún así no carece de cualidades redentoras, y su valentía es incuestionable. Veréis, él fue el primer personaje de la campaña de GREYHAWK en obtener realmente el estatus de clase dual, y era interpretado por mi hijo mayor, Ernie, uno entre el puñado de expertos y decididos jugadores en la campaña de GREYHAWK.

En sus aventuras el Primo de Erac resultaba capaz y efectivo. Esto condujo a su rápido aumento en habilidad como lanzador de conjuros. Naturalmente pues, cuando estaba saqueando después de un encuentro exitoso, abrió con dedos ansiosos un tubo para pergaminos hallado en la pila de tesoros del vencido. Lo leyó. ¡Ah, la consternación de ese personaje de oscuro alineamiento cuando las runas sobre la hoja de vitela parecieron retorcerse y arder con fuerza, su poderoso encantamiento arrancándole del lugar de su triunfo a algún otro lugar muy, muy lejano!

El pergamino maldito era de un gran poder, y el Primo de Erac descubrió que en un abrir y cerrar de ojos ya no se encontraba en Oerth. Había sido transportado a un pequeño planeta rojizo, hasta un lugar llamado la Tierra de Ugor, ¡un lugar habitado por devoradores de hombres! Aunque la menor gravedad de “Barsoon” (sic) le permitía realizar proezas físicas bastante imposibles en Oerth, el Primo de Erac no disfrutó demasiado tiempo de su reciente poderío. Una horda de caníbales hambrientos surgió a toda velocidad y le rodeó.

Al ser bastante incapaz de emplear ninguna de sus habilidades mágicas en aquel extraño nuevo mundo, el Primo de Erac buscó la seguridad en un árbol. Se subió con facilidad hasta un lugar elevado, pero aquellos que pretendían cenar su carne no se amilanaron. Hacia arriba treparon varios de aquellos viles caníbales. Afortunadamente para nuestro antihéroe, los atacantes iban tras él de uno en uno. Usando su daga y su recién hallada fuerza física, el Primo de Erac luchó, recibió una herida leve o dos, y mató a un decidido caníbal tras otro. Finalmente, tras hacerse con una espada en el proceso, el guerrero novato logró colocarse en posición de atacar primero a cualquier nuevo asaltante. Tras unas horas, el suelo alrededor de la base de su santuario arbóreo estaba rodeado de caníbales muertos.

Descorazonados por sus pérdidas, los atacantes se rindieron, se llevaron a unos cuantos de sus propios muertos para la cena, y dejaron a su pretendida presa en su alta rama. Asegurándose de que se habían ido de verdad, el Primo de Erac descendió, se equipó con algo de armadura obtenida de los enemigos caídos, y emprendió una carrera a saltos que pronto le alejó de cualquier posible ataque por parte de los caníbales. Mientras yo contaba el número de atacantes que había matado, sus ganancias en armas, armaduras y monedas locales, quedó claro que el personaje había acumulado suficiente experiencia como para ser considerado un guerrero de nivel 2. Ya que en el nuevo planeta no era un mago, ahora el Primo de Erac claramente era un guerrero.

Ya que el Primo de Erac se había dado a la espada a la fuerza, como DM justo yo no podía decretar  que había abandonado su profesión mágica. Lo que se había conseguido era potenciar al personaje con la capacidad de operar tanto como un mago como un guerrero. Aquello le pareció muy bien a Ernie, y a partir de entonces, cuando el Primo de Erac salía de aventuras él declaraba en cual de los dos clases estaba operando, y el Primo de Erac se llevaba tan solo los pertrechos apropiados para dicha clase.

El resultado de todo esto es que el primer personaje de clase dual en realidad no fue como más tarde definirían las reglas. Era un tipo especial de PJ multiclase. Ningún otro personaje de mi campaña alcanzó jamás ese estatus, porque las circunstancias especiales de la situación del Primo de Erac nunca se duplicaron. A mi modo de ver tal condición especial como clase dual era y sigue siendo justa, ya que ambas profesiones fueron “ganadas” (“Erned”)… si me perdonáis el juego de palabras.

Un comentario en “Palabra de Gygax: Dual a Muerte”

Responder a Ginés Ladrón de Guevara Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s