Palabra de Gygax: ¿Qué Hay en un Nombre?

Entramos ya en la recta final de los artículos de Gygax para la Dragon a principio de los 2000, y lo hacemos con la curiosa anécdota que explica el origen de ciertos nombres peculiares de algunos de los primeros PJs del bueno de Gary. Nombres todos terminados en “-by”. ¿La explicación? Un sutil pique entre máster y jugador… 

¿Qué Hay en un Nombre? Lo Llames como lo Llames, Sigue Oliendo Dulce, por Gary Gygax

Como jugador típicamente ambicioso, hacía lo mismo que todos los demás de esa ralea: todo lo que estaba en mis manos para obtener ventajas para mis PJs y subir de nivel tan rápidamente como fuera posible. Era cuestión de honor, claro. ¡Siendo el tipo que inventó el maldito juego, más me valía resultar excelente! Así que después de empezar a jugar con Yrag (un guerrero) pronto agregué otros PJs y secuaces para ampliar el alcance de mis posibilidades, y ser capaz de manejar encuentros del tipo difícil cuando jugaba uno a uno con el DM. Así llegaron a la vida Mordenkainen el mago, y luego Felnorith el guerrero como adlátere de Yrag. Después fueron los gemelos elfos Vram y Vin, guerreros/magos que acompañaban a Mordenkainen. A esas alturas sabía que mi DM principal, Rob Kuntz, se estaba mosqueando un poco conmigo. Yo llevaba a los secuaces por su cuenta, a menudo como personajes propios, para aumentar sus habilidades más rápidamente. Aquellos personajes se reunían en mayor número cuando se descubría algún desafío más mortífero. Como más y más de estos llegaban, decidí añadir aún más personajes a mi plantel. El primero fue un mago de tercer nivel encontrado en las mazmorras. Hechizándole con éxito, le pregunté por su nombre. “Llámame Bigby”, fue la respuesta. En aquel momento no le di más importancia…

¡Ah, la singular y siniestra mente del DM implicado! Pronto iba yo a sufrir ultrajantes dardos y flechas. Al reclutar a un enano, descubrí que sólo uno llamado Zigby respondió a mis mensajes emitidos.

El siguiente secuaz-barra-PJ-ocasional que busqué fue un clérigo. Cuando tuve éxito en aquello, mi insidioso DM me informó que un tal Rigby era el clérigo que había respondido a la llamada.

No muchas aventuras después, cuando Mordenkainen y compañía descubrieron a un PNJ guerrero que probablemente estaría dispuesto a unirse a nuestras filas, no fue en realidad ninguna sorpresa descubrir que su nombre era Sigby Grigbison…

Cuando el mago Bigby fue de suficiente nivel para obtener un aprendiz, buscó y no encontró a ningún otro que a Nigby para cumplir con ese papel.

Como Mordenkainen había progresado hasta convertirse en uno de mis PJs por derecho propio, Mordenkainen necesitaba un nuevo aprendiz, y a quien iba a encontrar como subalterno sino a un tal Digby.

Debo admitir que esos nombres me resultaban realmente molestos -bastante poco heroicos, y por lo general inadecuados- pero ¿qué le podía hacer? El gran plan exigía muchos personajes, así que me mordí la lengua y jugué como si me sintiera complacido con los nombres que el vengativo DM le colgaba a mis personajes. Darle la vuelta a la tortilla por tanto fue divertido, ya que los PJs de extraños nombres llegaron a alcanzar un cierto grado de éxito y el renombre que va de la mano.

Sacar partido del “sufrimiento”, mientras gozaba de los beneficios de tener PJs excelentes, fue satisfactorio, pero realmente no bastaba con eso. Cerca de la conclusión del tiempo en el que el Círculo de los Ocho estaba en activo, informé al DM Rob Kuntz de que Mordenkainen estaba buscando a tres magos de nivel bajo que añadir a su personal. Después de gastar oro suficiente en anuncios, Rob me informó de que habían llegado tres candidatos. Sin pestañear dije, “¡Excelente! Hughie, Dewey y Louie están contratados!” [N. del T. : Estos son los nombres originales de los tres sobrinos del Tío Gilito, traducidos al español como Juanito, Jaimito y Jorgito.] La expresión en la cara de Rob fue de lo más satisfactorio, como el hecho de que no sugiriera que fueran nombrados con un apelativo terminado en el sufijo “-by”.

Moraleja: Una pequeña dosis de lo desagradable se puede usar en realidad para crear algo satisfactorio. Solo con limones se puede hacer una buena limonada.

Anuncios

2 comentarios en “Palabra de Gygax: ¿Qué Hay en un Nombre?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s