Cuestión de Clase: El Druida

“Aquel día, durante toda la marcha, extraños desastres afligieron a los hombres. Un grupo que caminaba sobre un sólido lecho de roca sintió de pronto que se hundía en un fangal. Antes de que uno solo de ellos pudiera escapar, fueron absorbidos por el barro movedizo. Grunnarch observó, aterrorizado, las manos de los moribundos agitándose en la ciénaga, retorciéndose y tratando de agarrarse a alguna cosa, antes de desaparecer definitivamente.

-Es cosa de los druidas del Valle de Myrloch -explicó Trahern, sin prestar gran atención a las calamidades de que eran víctimas los hombres del norte. 

-¿Cómo podemos detenerlos? ¿Donde están? -gruñó el Rey Rojo. Aborrecía a este enemigo invisible más que a cualquier adversario normal por muy fiero que fuese.

-Podrían estar en cualquier parte -dijo el traidor, encogiéndose de hombros-. Tal vez es uno solo, pues la Gran Druida puede tener este poder -Trahern miró a su alrededor-. Podría estar en nuestro camino, en forma de un ratón o de un insecto. Es imposible saberlo.”

El Pozo de las Tinieblas, Douglas Niles

Seguir leyendo Cuestión de Clase: El Druida

Anuncios

Crónicas de Alasia, Libro 2: (II) El Mejor Arquero de Alasia

Cosecha 21

Los arqueros ya se estaban alineando en sus posiciones, en el verde campo que se había acondicionado para celebrar el concurso de tiro con arco. Sarthorn participaba en la prueba en nombre de los Escudos de Piedra. Las reglas dictaminaban que todos los participantes tiraran con los largos arcos que se empleaban en la región, algo que iba en detrimento del veterano ballestero, pero el enano confiaba en su puntería. Shelaiin se había inscrito también. Su fuerte era el cuerpo a cuerpo, pero la elfa era una guerrera adiestrada y dominaba el arco que tanto gustaba a su pueblo. Parecía muy concentrada, y de vez en cuando su mirada se iba de reojo a los palcos. Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (II) El Mejor Arquero de Alasia

Palabra de Gygax: Una Situación Apremiante

Desde que escribió la Tumba de los Horrores, Gygax ha tenido fama de máster asesino, de creador de dungeons “picadoras de carne” cuyo único fin es demostrar a los jugadores que no son tan listos como creen y que sus personajes, por poderosos que sean, pueden morder el polvo con facilidad. ¿Pero es justa esa reputación? ¿O es un caso de “por un perro que maté, mataperros me llamaron”? Aquí el grognard original nos habla de una de las Total Party Kills que vivió como DM, y nos explica en qué circunstancias se produjo. ¿Era tan fiero el león como lo pintan? Seguir leyendo Palabra de Gygax: Una Situación Apremiante

Crónicas de Alasia, Libro 2: (I) El Torneo de Roca Blanca

Nunca en la breve historia de nuestra ciudad se habían escuchado tantos acentos distintos, se habían estrechado tantas manos de distinto color, se habían visto tantos escudos de armas distintos. El Torneo de Roca Blanca había atraído a gentes muy diversas, de uno y otro confín, y había situado en el mapa a Nueva Alasia. La joven, frágil y asediada Nueva Alasia…

Korybos de Thyanna, El Libro de las Tierras Perdidas Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: (I) El Torneo de Roca Blanca

Palabra de Kuntz: El PJ Aburrido

Como ya avisaba Gygax en el artículo anterior, hoy tenemos el primero de los escritos firmados por uno de sus colegas más antiguos, el que fuera su propio DM: Rob Kuntz. Kuntz nos cuenta lo que puede pasar cuando los jugadores se aburren en un mundo abierto y con total libertad para ser explorado a placer. Si no encuentran la aventura, la van a crear ellos mismos… ¡aunque sea enfrentándose a otros jugadores! En efecto, a pesar de que los juegos de rol desde siempre se han considerado dotados de un fuerte componente de juego en equipo, aquí tenemos uno de los más tempranos ejemplos de “Jugador vs. Jugador” en D&D. El estilo de juego de los antiguos días, completamente sandbox aún antes de que se popularizara el término y con numerosos jugadores implicados, en el que los PJs a menudo terminaban labrándose y dirigiendo un dominio propio, permitía que se dieran escenas como la que vais a leer a continuación.  Seguir leyendo Palabra de Kuntz: El PJ Aburrido

Crónicas de Alasia, Libro 2: Prólogo

El tiempo se había convertido en un borrón confuso, largos períodos de inconsciencia alternados con una sucesión de dolor, preguntas y más dolor. Los días y las noches se entremezclaban, y al mirar entre los ojos amoratados apenas era posible distinguir cual era cual. En algunos momentos de agónica lucidez incluso recordaba como se llamaba. Deornoth… Él era Deornoth.  Seguir leyendo Crónicas de Alasia, Libro 2: Prólogo

Palabra de Gygax: El DM Taimado

Como ya comenté con motivo de la entrada sobre la Fantástica Aventura de Mordenkainen, la siguiente columna que escribió Gygax en la Dragon (#307, Mayo 2003) también hace referencia al encuentro que Mordenkainen y Bigby tuvieron con el Temible Golem de Hierro, una criatura más poderosa de lo normal en su tipo, capaz de levitar sobre los obstáculos y armada con una espada venenosa y un látigo petrificador. En la columna de hoy da una versión más abreviada de aquella sesión, pero a la vez da también detalles nuevos, como las tácticas de monitorización que empleaba como jugador para salvaguardar a su PJ más preciado o la naturaleza del látigo del golem. Además, Gygax aprovecha la ocasión para anunciar que su veterano colega de lides dungeoneras, Rob Kuntz, aparecerá ocasionalmente como escritor invitado de la columna. Kuntz llegó a hacerlo dos veces, en el siguiente número de la revista y luego una vez más en el número 316.  Seguir leyendo Palabra de Gygax: El DM Taimado

PDF: Crónicas de Alasia, Libro I

Este pasado domingo, y después de una larga pausa para coger carrerilla, mi grupo reemprendió sus aventuras en la campaña de Alasia. El debut de esta “segunda temporada” fue por todo lo alto, en una sesión maratoniana que duró 11 horas y durante la cual empezó el Gran Torneo de Rocablanca, un gran evento en el que confluyeron todos y cada uno de los grupos de aventureros que han recorrido las tierras de Alasia hasta la fecha.  Seguir leyendo PDF: Crónicas de Alasia, Libro I