Desafío de los 30 Días, Días 19: La Afición y Tú

¿Qué es lo que más le agradeces al hecho de haber descubierto este hobby? ¿Ha cambiado tu forma de ver el mundo? ¿Por qué?

El rol no es mi única afición, pero es la principal con bastante diferencia, y forma parte esencial de la persona que soy. Al rol le agradezco muchas cosas, por tanto. La primera y principal es la posibilidad que me abrió de explorar más allá de los límites de mi imaginación. Descubrir el rol me hizo disfrutar de las historias como siempre había querido hacerlo, desde dentro, como protagonista, interviniendo en su desarrollo, viviendo las vidas de gente que nunca seré, como decía Sabina. El rol no es que me cambiara, creo… es que se ajustaba a mí como un guante. Encontré la afición perfecta para mis necesidades imaginativas, creativas y sociales, y desde entonces ha formado parte importante de mi vida. Ha sido algo que me ha aportado a muchísimos niveles y sin duda sin haberlo conocido mi desarrollo personal habría sido muy distinto. No es que el rol me cambiara o me abriera los ojos, simplemente es que al descubrirlo a los 13 años, cuando aún estás en pleno proceso de formación personal y de identidad, pasó a ser parte de mi desarrollo. Gracias a él superé timideces y complejos y gané confianza en mí mismo, sacié mi sed de nuevos mundos y emocionantes aventuras, aprendí a expresarme mejor y a hablar en público. Me hizo valorar más el trabajo en equipo, me abrió la curiosidad y las ganas de aprender de temas muy variados, según el tema de la última aventura jugada, e incluso aprendí el inglés suficiente para luego poder estudiarlo a nivel universitario. El rol forma parte de mi bagaje cultural y mental tanto como cualquier otro factor, y más que muchos.

La segunda cosa que le agradezco enormemente al rol es los amigos que he conocido a través suyo, algunos de los cuales siguen ahí 30 años después; los colegas de los viejos tiempos y de los nuevos, y todos con los que he compartido mesa y dados a lo largo del tiempo, o a los que he conocido online a través de sus blogs o de las redes sociales. Como “rata de biblioteca”, una actividad que me permitiera combinar mi afición por la lectura, la literatura y la fantasía con el contacto social y el colegueo entre compañeros fue enormemente positivo en mis años mozos. El rol, y en especial el papel de máster me ayudó a superar la timidez y el pánico a hablar en público, y bueno, el hecho de aprender inglés a base de manuales de rol tampoco es descartable. Pero con diferencia lo que agradezco son las amistades que me ha brindado.

También le agradezco los tesoros que me ha dado en forma de buenos ratos y grandes recuerdos. Las batallitas que se quedan en la memoria y las que se convierten en un recuerdo borroso del que sólo conservas el recuerdo de las risas, de la emoción o de la cara que puso tal o cual. Después de tres décadas, tengo la mochila llena de estos tesoros, y con cada nueva sesión, con cada nuevo día tirando dados o escribiendo sobre ello, se llena más ese equipaje. Es una afición que me estimula tanto dentro como fuera de las partidas, me llena y me hace feliz. Vivo mil vidas, o la ilusión de mil vidas. Pero si lo son, dejadme acabar adaptando (más bien destrozando) una gran frase del Conan de R. E. Howard:

Yo solo sé esto: que si la vida es ilusión, yo no soy más que eso, una ilusión, y ella, por consiguiente, es una realidad para mí. En los juegos de rol estoy vivo, me consume la diversión, roleo y tiro dados; con eso me doy por satisfecho.

Anuncio publicitario

6 comentarios en “Desafío de los 30 Días, Días 19: La Afición y Tú”

    1. Igualmente, coincido en todo ello.

      ¡Alerta, batallita!
      Me ofrecí a una amiga para comprarle un módulo o juego de rol que regalara a su hermano pequeño. Sugerí un par de módulos de Star Wars que estaban rebajados en Excalibur, la tienda de Príncipe de Vergara, en Madrid. Los compré y entregué envueltos.
      Al cabo, mi amiga me preguntó si no me había fijado en que… estaban en inglés.

      No, no me había fijado. Era LO NORMAL, casi todo lo que yo adquiría, leía y utilizaba en las partidas estaba en inglés. Para mí no había diferencia XD

      Lo raro fue que no le regalara un montón de fotocopias (en inglés, torcidas, ennegrecidas por los bordes y a una sola cara, con anotaciones a mano en la otra; ¿os suena?).

      Le gusta a 1 persona

    1. Está claro, leyendo el resto de entradas de los participantes del desafío, que muchos roleros partimos de lugares comunes, y a mí personalmente me encanta leer los «orígenes» roleros de otros y ver como compartimos experiencias y sensaciones. Parece que el rol da respuesta a unas necesidades o unos gustos que siempre han estado ahí en algunos. ¡Gygax y Arneson prendieron la llama, pero la hierba ya estaba seca!

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s