Palabra de Gygax: La Locura de la Previsibilidad

¿Recordáis que en las primeras versiones de D&D el grueso de la experiencia necesaria para subir de nivel la daban los tesoros, y no las muertes de los enemigos? Bueno, pues hoy Gygax nos cuenta lo que pasa cuando el DM decide poner el mayor de los tesoros al alcance de un mago como Mordenkainen, el más famoso de los PJs de Gary. Pero bueno, no hay de qué preocuparse. Sin duda el máster habrá protegido el tesoro con todas sus ganas, ¿no? ¿No? Para quienes gusten de recopilar datos concretos sobre aquellos tiempos, este artículo indica que durante aquella sesión Mordenkainen tenía que ser como mínimo un mago de nivel 9, dada su capacidad para lanzar conjuros de Nube Aniquiladora. Por cierto, Mordenkainen volverá en la próxima entrada de esta serie, con Gygax contando como fue una de las más fantásticas aventuras del famoso mago. 

Los Mejores Intentos: La Locura de la Previsibilidad, por Gary  Gygax

Como ya he comentado anteriormente, muchas de mis primeras aventuras en los reinos de D&D fueron dirigidas por Rob Kuntz. Fue en el extenso complejo de mazmorras de Rob donde tuvieron lugar muchos de los triumfos y tribulaciones de Mordenkainen. Ponéos en la piel de ese mago, pues, al seguir leyendo. Imaginad su gozo cuando él y su grupo de seguidores, Bigby incluido, descubrieron una gran cámara hexagonal en el centro de la cual había un plinto de piedra con un enorme diamante facetado reposando sobre él. La entrada a esta sala estaba en el punto donde dos de sus paredes se encontraban. Cada una de las paredes tenía una gran puerta en su superfície, grandes paneles de roble revestido en hierro. “¿Seis salidas? Improbable”, fue la valoración que hizo Mordenkainen al encontrarse en el punto de entrada. Lo más probable era que hubiera guardianes esperando tras esos accesos, y serían liberados tan pronto como se hiciera un movimiento en dirección a la gema del centro – un premio que con toda seguridad atraería hacia sí a cualquier explorador de mazmorras avaricioso.

Habiendo pasado muco tiempo leyendo y estudiando la historia militar a todos los niveles, incluido el táctico, el análisis que hizo Mordenkainen le instigó a moverse osadamente hacia delante. Razonó que los monstruos guardianes de este lugar serían liberados sucesivamente. Si los defensores atacaban por oleadas, él y su grupo de valientes tenían a su favor las posibilidades de derrotar a cada grupo. Esa apreciación sólo llevó unos pocos segundos, y con claras instrucciones de preparar armas y hechizos, procedió el avance hacia la cámara.

Como se esperaba, la primera puerta se abrió, y de ella salió un gran número de guardias de nivel bajo. Antes de que pudieran atacar, la cuadrilla fue destruida con una nube aniquiladora preparada. Cuando eso ocurrió, el siguiente par de puertas se abrieron, y monstruos guardianes más fuertes surgieron hacia delante. Esos también fueron abatidos rápidamente con conjuros. La tercera puerta bostezó, y aún más esbirros y más poderosos del Dungeon Master inundaron la cámara. Flechas y hechizos salieron a su encuentro, y así aquel grupo se unió a sus camaradas como cadáveres sembrados por el suelo. Sin pausa, el cuarto portal se abrió de par en par, y monstruos aún más fuertes emergieron para hallar su fin de la misma manera que los guardianes menores. Como un mecanismo de relojería el quinto par de compuertas se abrió, y con una precisión similar el grupo de aventureros atacó con armas y magia. Al sucumbir aquel grupo, sin embargo, reinaba una preocupación real en Mordenkainen y sus valientes. Estaban casi al límite de su capacidad de lanzar conjuros, y pocas flechas quedaban en las aljabas de los guerreros. ¿Qué iba a salir de sexta y última puerta?

El monstruo que salió a la carrera era verdaderamente horrible, pero un bombardeo de proyectiles mágicos, las últimas flechas, y luego el combate cerrado a espada lograron acabar con el último guardián. Había ido muy justa, aquella lucha, pero ningún aventurero murió, y el enorme diamante fue recuperado, una gema por valor de medio millón de monedas de oro. El agotado grupo reclamó la piedra y se batieron en una apresurada retirada, completamente satisfechos. Esa satisfacción no se extendía al DM, por supuesto. El error de la ”trampa” se hizo aparente. Las tropas de choque sucesivas no habían funcionado, porque los monstruos atacantes no habían logrado infligir ningún daño grave al grupo de intrusos hasta el mismo final, mientras que el arsenal de hechizos y armamento que poseía este último había sido suficiente por los pelos para ocuparse de los grupos que debían custodiar la gema.

“Debería haber sacado a todos los monstruos a la vez”, dijo Rob desalentado.

“Cierto”, asentí yo. “Ahora vigílame los dados para que Mordie y el resto de los muchachos puedan subir de nivel. Con la experiencia del lanzamiento de conjuros, las muertes, y el valor del diamante, todos se han ganado un nivel.”

Ahí no hacen falta más comentarios…

Anuncio publicitario

8 comentarios en “Palabra de Gygax: La Locura de la Previsibilidad”

  1. Una idea de Master Malvado. ¿Que hubiera pasado si el ultimo Monstruo hubiera sido un Liche que hubiera convertido a todos los cadáveres en Muertos Vivientes y los Aventureros tuviesen que haber luchado contra todos al nivel de recursos que estaban en ese momento? ¡Comentarios!

    Le gusta a 2 personas

    1. Eso, eso. Y antes de empezar el combate, el Lich agradece, cortésmente a los jugadores el haberle proporcionado un nuevo ejército de muertos. Para sumar el insulto a la burla XDDD

      Mmmm, qué ideaca para una partida…

      Le gusta a 2 personas

  2. Hum… no sé. Si los jugadores sintieron que su planificación y eficacia dieron sus frutos, y quedaron satisfechos. Creo que es una victoria para el máster. Aunque es verdad que esa habitación podría no haber sido tan «previsible».

    Le gusta a 1 persona

    1. Tienes razón, claro. Pero en aquellos primerísimos días todavía se vivía con un cierto espíritu competitivo, heredero del mundillo del que salió toda esta gente, el de los wargames. Hoy en día eso ya no se da (en teoría) y lo vemos desde otra perspectiva.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s