Cuestión de Clase: El Monje

Vacía tu mente, libérate de las formas. Sé informe, como el agua. Si pones agua en una taza, se convierte en la taza. Pones agua en una botella y se convierte en la botella. La pones en una tetera, se convierte en la tetera. Ahora bien, el agua puede fluir o puede golpear. Sé agua, amigo mío.

Bruce Lee (1971)

Desde el mismo momento de su inclusión en 1975, una de las clases que más ha dividido a la afición de Dungeons & Dragons ha sido el monje. Aunque para los criados en una cultura occidental esta palabra suele connotar imágenes de hábitos y coronillas tonsuradas, la clase de monje se basa en los monjes Shaolin de China, reputados maestros de kung fu y envueltos en un halo de misticismo oriental (u orientalista) que les atribuye grandes poderes de concentración. Muchos jugadores acogieron la nueva clase con entusiasmo. No en vano nos encontramos en la década de los 70, una época dorada en la popularidad de las artes marciales entre el público occidental.  Bruce Lee era una estrella del cine de acción de Hong Kong y se había convertido en leyenda tras su misteriosa muerte. David Carradine se paseaba por las pantallas de la tele como el monje shaolin Kwai Chang Caine en la serie Kung Fu, y tan sólo un año antes, el Kung Fu Fighting de Carl Douglas lo petó en las pistas de baile de todo el mundo. Era poco menos que inevitable que las artes marciales orientales acabaran entrando en una creación tan aglomerada como Dungeons & DragonsSeguir leyendo Cuestión de Clase: El Monje

Anuncios