Palabra de Gygax: ¿El Muerto al Hoyo…?

Gygax sigue tirando de anecdotario para relatarnos, esta vez, el origen y la evolución de uno de los elementos más humildes y trillados del repertorio mazmorrero: la típica, simple y llana trampa de pozo. Bueno, simple y llana en sus inicios, porque en este artículo (Dragon 294, abril 2002) Gygax nos cuenta como el simple hoyo en el suelo se fue perfeccionando a través de un proceso de selección natural de perversa creatividad hasta convertirse en una perfecta máquina de matar personajes u ocultar secretos. Uno de los aspectos más interesantes de este artículo es la omisión total a cualquier cosa parecida a un ladrón y su habilidad para detectar trampas. Eso se debe a que en los tiempos que Gygax rememora, la clase de ladrón no formaba aún parte del juego, y por tanto, las trampas debían encontrarse “manualmente”, tirando de descripción, imaginación y eligiendo con cuidado todas tus acciones. A día de hoy, aún son bastantes los aficionados a la vieja escuela que siguen abogando por la eliminación de dicha clase y por volver a un estilo de juego donde las trampas se detectan por las malas, con palos de tres metros o derramando agua en los pasillos para ver si se filtra por algún resquicio sospechoso. También es relevante la reflexión final, donde Gygax comenta el destino más probable de cualquier máster que se pase de listo.

¿El Muerto al Hoyo…?, por Gary Gygax

Una Trampa para Toda Ocasión

La trampa de pozo empezó de manera muy simple: un par de fosos colocados en el primer nivel de la mazmorra bajo las ruinas del Castillo de Greyhawk. Estos pozos iniciales no eran más que hoyos en el suelo, espacios abiertos que complicaban el avance de los personajes en sus rutas por el oscuro laberinto.

Tales impedimentos no eran normalmente demasiado peligrosos, y eran fácilmente superados con el uso de cuerda y piquetas. Los pozos abiertos eran sobre todo una molestia -ralentizaban el progreso durante un tiempo. Sin embargo, podían ser peligrosos si el grupo de aventureros intentaba huir al ser perseguido por un monstruo. Colocar un foso justo ante una puerta funcionaba bien. Los personajes que intentaran forzar la puerta desde el otro lado tenían la posibilidad de trastabillar a través del portal al abrirse, cayendo al agujero. Llegar a la puerta por el lado del pozo hacía muy difícil llegar hasta ella y abrirla por la fuerza. Pero evidentemente, los jugadores pronto ingeniaron modos de tratar con todas esas dificultades.

Era obvio que había llegado el momento de una forma más elaborada de pozo: el hoyo oculto por una trampilla que se abría de repente, soltando a su víctima en su interior. El pozo cubierto apareció en el segundo nivel, y esto llevó al ascenso de la popularidad del palo de 3 metros de largo. Los personajes no-humanos capaces de percibir tales trampas también estuvieron en mayor demanda. A pesar de todo, este nuevo tipo de pozo tenía a su favor el factor sorpresa, y no había duda de que desde el punto de vista del DM, era mucho mejor que un simple agujero en el suelo del pasillo de la mazmorra. Además, este nuevo foso podía colocarse en habitaciones y cámaras.

Para cuando los personajes hubieron progresado hasta el nivel tres o más, la amenaza de sufrir 1d6 puntos de daño ya no era preocupante. ¡Ah-hah! Di con una solución para ello. Pon estacas en el fondo del pozo, y el daño se ve incrementado en una cantidad considerable. Haz los pozos más profundos, de 6, 9 o más metros, y la desafortunada víctima sufrirá aún más daño. Añade trampillas que se cierren después de que la víctima caiga en el pozo para que el personaje que explore por delante desaparezca sin dejar rastro si se ve atrapado en el foso. Y para hacer las cosas realmente duras, pon veneno en las estacas, haz que un pudding negro tenga su morada en el fondo del foso, recubre su fondo de moho amarillo o emplea cualquier otro número de trucos sucios similares, y ¡voilà! Ahora el pozo ya se vuelve a convertir en una amenaza muy real.

Para ser justos, hay que equilibrar las cosas -tales peligros requieren formas y maneras de que los PJs puedan descubrir las trampas sin caer en ellas. Para mis jugadores, los hechizos servían bien para esto, y mejor aún los objetos mágicos como la varita de detectar trampas y puertas secretas. Usando sus palos de tres metros, haciendo revisiones visuales y empleando la magia, incluso las trampas de pozo más peligrosas se volvían manejables y, finalmente, bastante aburridas.

El DM insidioso, sin embargo, puede usar la adversidad en su beneficio. Como los pozos eran evitados por los jugadores, ¿qué mejor lugar para colocar puertas secretas que lleven a los sitios que el grupo quiere encontrar? Así, además de ser un riesgo, el pozo se convierte en un elemento a buscar. A esa sutileza se le añadió otra, claro: el pozo con una puerta secreta que conduce a otra trampa.

La moraleja de esta historia es simplemente que la mente humana es artera. En el dungeon bien planeado, sin embargo, la defensa (el DM) siempre puede situarse un paso por delante de la ofensiva (los PJs). La lección a añadir también debe tenerse muy en cuenta. El Dungeon Master que haga eso pronto se encontrará sin PJs que admiren lo crueles e inteligentes que son sus trampas.

Anuncios

2 pensamientos en “Palabra de Gygax: ¿El Muerto al Hoyo…?”

  1. Buenas! un artículo muy acertado.

    Aún recuerdo una partida en la que había una especie de armario en el que los personajes sospechaban que había un tesoro. Mandaron al ladrón a investigarlo y sin quererlo activó una trampa que le pegó un flechazo envenenado en un hombro, quedando tumbado delante del armario.
    El clérigo del grupo aprovechó el momento para adelantarse al resto y quedarse con todo lo que encontrara… y fue cuando activó la verdadera trampa, un conjuro que le dejo ciego el resto de la partida (La típica doble trampa).

    Lo más gracioso fue que debido a las heridas del ladrón y al acto de codicia extrema del clérigo, cuando había una habitación/pasillo sospechoso de contener trampas…. enviaban al clérigo ciego delante xDDD

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s