Reseña: Empire of Imagination – Gary Gygax and the Birth of Dungeons & Dragons

Quiso la casualidad que este pasado sábado, día del Master y efeméride de la muerte de Gary Gygax, fuera también el día en el que acabé la lectura de Empire of Imagination: Gary Gygax and the Birth of Dungeons & Dragons. Se trata de una biografía del más popular de los creadores de los juegos de rol, escrita por Michael Witwer (hermano de Sam Witwer, actor conocido por sus papeles de Crashdown en el remake de Battlestar Galactica y de Starkiller en los videojuegos The Force Unleashed), quien claramente se ha documentado a conciencia para ofrecernos una imagen global de la vida de Gygax. Si bien otros autores como Jon Peterson en su Playing at the World o Shannon Appelcline en su serie Designers & Dragons han escrito de manera extensa y erudita sobre la historia de los juegos de rol, Empire of Imagination es la primera biografía completa de Gygax de la que tengo constancia, y nos acerca no sólo al Gygax padre de D&D, sino a la persona tras semejante título. Como ya afirmara el Cabo Hicks en su propia reseña de este libro, no se me ocurre mejor tributo que comentar este libro desde mi pequeño rincón de la red.

Tras una portada del icónico ilustrador Jeff Easley que emula a modo de homenaje la que él mismo dibujara para el mítico (y controvertido) suplemento Unearthed Arcana de AD&D, Witwer nos presenta la vida de Gygax a través de una serie de viñetas, episodios destacables que van conformando el hilo narrativo de la biografía. El estilo de escritura es sumamente accesible, más similar en tono y recursos estilísticos a una novela de ficción a que a las convenciones biográficas. De hecho, con esta organización a base de escenas clave, el libro entero me ha generado la impresión de estar en el cine viendo un biopic sobre Gygax. Se trata, pues, de una biografía fuertemente dramatizada, que incluye diálogos recreados o imaginados por el autor en base a la información de la que dispone. Esto hace que la lectura sea amena y entretenida, como la de una novela, y el autor se cuida de dejar claro cuando un diálogo o frase está extraída directamente de sus fuentes y cuando se trata de una licencia artística. El exceso de fabulación siempre es un gran riesgo por parte del autor de una biografía, pero en este caso creo que Witwer ha encontrado un buen equilibrio.

Witwer-Cover.jpg

Portadas de Unearthed Arcana (1985) y Empire of Imagination (2015), ambas por Jeff Easley

Gran parte del contenido del libro ya lo conocía por otras fuentes, por lo que para mí su valor ha estado precisamente en el detalle biográfico. A partir de entrevistas, conversaciones con amigos y familiares y las palabras dejadas por el propio Gygax, Witwer ha hilado una historia que incorpora todos los datos e información recopilada sin perder la inercia narrativa. Empire of Imagination empieza in medias res, con uno de los momentos cruciales en la vida de Gygax, instantes después de haber sido expulsado de la dirección de TSR, y luego regresa al pasado, a la niñez de Gary, para contar la historia desde el principio. Cada sección empieza con una pequeña narrativa a modo de sesión de rol, que da indicios de cómo se va a desarrollar la acción en los siguientes capítulos, algo que quiero pensar que al propio Gygax le habría hecho bastante gracia.

La sección inicial nos detalla varios episodios de la niñez y la adolescencia de Gygax que pueden parecer algo superfluos en un principio, pero los encontré interesantes por mostrar precisamente sucesos y vivencias formativos que dieron lugar al hombre en que se convertiría. También nos da interesantes atisbos de un Gygax que pocas veces se había revelado al gran público, desde su etapa greaser en la adolescencia, su breve paso por el cuerpo de los marines, o ya de casado, su afición por la pintura o su amor por la pesca, inversamente proporcional a su pericia. El libro continúa por terrenos más conocidos, detallando sus primeros pasos en el mundo de los juegos de guerra, la organización de las primeras Gen Con, su fatídico encuentro con Dave Arneson, y la génesis de D&D. Por el camino van apareciendo todos los dragones a los que Gygax se tuvo que enfrentar -los Blume, Lorraine Williams, el pánico satánico y demás–, y la historia de Dungeons & Dragons se va desplegando ante el lector, siempre desde el punto de vista de uno de sus mayores protagonistas, como lo fue Gygax. Especialmente interesante me ha resultado la descripción de sus tiempos después de abandonar TSR definitivamente, pues es una parte de su vida sobre la que hasta ahora se había escrito bastante menos. Sin embargo, no se entra en todo lo relativo a su legado después de su defunción, algo lógico si tenemos en cuenta que estamos leyendo una biografía, pero que a mí personalmente me hubiera gustado ver recopilado en este libro. Finalmente, los apéndices del libro también merecen una mención especial, especialmente el Apéndice B, la lista más completa que he podido leer de la obra de Gygax, incluyendo todos los juegos de rol y suplementos que escribió, su material para juegos de mesa y de guerra, sus obras de ficción y un listado de las muchísimas revistas y publicaciones para las que escribió artículos y columnas.

Como es lógico, al relatar los sucesos desde su óptica, el libro tiene un claro sesgo pro-Gygaxiano, pero a pesar de ello no cae en la adoración mitómana, ni oculta las arrugas y partes oscuras que inevitablemente aparecen siempre que se pone la lupa sobre la vida de cualquier personaje. Witwer no omite las verdades feas, como la afición por la cocaína y la marihuana que Gary desarrolló en ciertos momentos de su vida, aunque es verdad que pasa sobre ellas de puntillas, algo que aunque en mi opinión le resta algo de rigor como biografía, creo que es una decisión acertada en un libro de estas características, y una muestra de respeto al gran número de familiares y amigos que han hecho posible su escritura. También me hace desear aún más saber sobre la otra cara de la moneda, la historia que Witwer no nos cuenta: la vida y visión del otro padre de Dungeons & Dragons, Dave Arneson. Aunque Arneson siempre se ha mostrado menos locuaz y más reservado que Gygax, este mismo año posiblemente vea la luz Secrets of Blackmoor, un documental sobre su figura que está en proceso de producción y que pretende relatar su parte de la historia. Quizá entonces podamos valorar cómo ambas narrativas confluyen y difieren, y formarnos una mejor imagen de conjunto.

En definitiva, Empire of Imagination es un libro extremadamente bien documentado, fruto de una gran labor de recopilación y de investigación, que además se lee como una novela o un biopic, y no puedo dejar de recomendar su lectura a todos aquellos interesados por la historia de los juegos de rol, por los orígenes de Dungeons & Dragons, o por la figura de Gary Gygax, un personaje de importancia crítica ya no solo para esta afición, sino para la formación y el desarrollo de gran parte de la cultura popular de los siglos veinte y veintiuno.

Anuncios

8 pensamientos en “Reseña: Empire of Imagination – Gary Gygax and the Birth of Dungeons & Dragons”

    1. Si, la verdad es que se han vertido ríos de tinta sobre Gygax, pero Arneson siempre ha quedado más a la sombra. Lógico teniendo en cuenta que se desvinculó de TSR y D&D bastante pronto, y que Gygax era prolífico en sus manifestaciones, pero aún así, hay muchas ganas de conocer esa otra parte de los hechos.

      Le gusta a 1 persona

    1. He usado fatídico no en el sentido negativo, sino en el sentido de predestinado, de que parece haber sido propiciado por “los hados”. Aunque es un uso correcto, quizá debería haber usado otro adjetivo con menos carga negativa, como ya me han apuntado por otros lados.

      Me gusta

    1. Pues sí, en ese caso lo recomiendo totalmente. Cualquiera que no sepa mucho de Gygax o de la formación del D&D encontrará en este libro una versión narrada cronológicamente de los principales hechos, y podrá asomarse un poco a cómo fue la vida personal de este hombre que nos dejó un legado que tanto hemos disfrutado. El mundo aún no lo sabía, pero estaba hambriento de D&D… Gygax y Arneson prendieron la chispa, pero la hierba estaba seca, y cuarenta años largos más tarde, la llama sigue bien viva. ¡Y que dure!

      Le gusta a 1 persona

  1. A este libro le tengo ganas. Lamentablemente, compite en estos momentos con el libro sobre el Apéndice N de Jeffro Johnson, así que no sé lo que tardaré en hacerme con él ;).

    Lo de la cocaína ya lo había leído. Al parecer, Gygax le dio a la vida loca en su etapa californiana. Qué cosas.

    Y sobre que Arneson fue mucho más discreto… sí, lo fue. Pero también llegó a un acuerdo extrajudicial con Gygax sobre los derechos de D&D que pueden haber influido en que mantuviera durante toda su vida un silencio más claro sobre todos estos asuntos. También tengo ganas de ver el documental sobre Arneson.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s